Por primera vez en Colombia se interpreta en lenguas indígenas una sentencia de la Corte Constitucional. La medida busca la protección de los pueblos indígenas Nükak y Jiw, en alto riesgo de desaparecer.


Este domingo 9 de septiembre, en el asentamiento Aguabonita, en San José de Guaviare (Guaviare), el Ministerio de Cultura socializará ante los Jiw el documento que interpreta en su lengua el auto 173 de 2012 de la Corte Constitucional.

El objeto de esta providencia judicial es “adoptar medidas cautelares urgentes para la protección de los derechos fundamentales de los pueblos indígenas Jiw o Guayabero y Nükak, asentados en los departamentos de Meta y Guaviare”.

Esta medida se toma con base en el auto 004 de 2009, en el cual, se reiteró que estos dos pueblos están en grave peligro de ser exterminados física y culturalmente a causa del conflicto armado interno siendo víctimas de un sin número de violaciones a sus derechos fundamentales individuales y colectivos. Una situación, que según este auto, se ha exacerbado por el desplazamiento forzado que padecen estas comunidades.

“La interpretación de este documento es fundamental para estas comunidades pues les permitirá velar para que lo que ordena la Corte, se cumpla”, aseguró la Licenciada en Ciencias Sociales Pastora Chasoy, coordinadora del grupo de interpretación en el cual, trabajaron antropólogos, lingüistas y miembros bilingües de estas comunidades.

Para lograr la interpretación de estos documentos se tuvo que trabajar con miembros de cada una de estas comunidades con metodologías diferentes. “Para el caso de los Nükak, por ejemplo, se tuvo que realizar varias jornadas de socialización en las que se les explicaba a los miembros de la comunidad temas como cuál es la estructura social de Colombia para hacer un paralelo con la estructura social de los Nükak. También, como es un pueblo ágrafo, la traducción se realizó oralmente y quedó registrada en un video”, explicó Chasoy.

Con este trabajo, el Ministerio de Cultura, liderado por Mariana Garcés Córdoba, en desarrollo de sus políticas de protección de las lenguas de los grupos étnicos presentes en el territorio colombiano y de atención al patrimonio inmaterial del país, da cumplimiento a los artículos Vigésimo y vigésimo segundo de esta providencia.