Momentos de pánico y de zozobra se vivieron hoy gracias al intento de fuga que nueve menores de edad protagonizaron en el CESPA (Centro de Servicios Jurídicos Especiales para Adolescentes), ubicado en la zona central del municipio de Soacha.


Una educadora tomada como rehén, lanzamiento de gases lacrimógenos y vidrios rotos, fueron algunas de las escenas que algunos habitantes y miembros de la fuerza pública tuvieron que presenciar en horas de la tarde, cuando estos menores quisieron tomarse por la fuerza el centro disciplinario y posteriormente fugarse. Sin embargo, la oportuna reacción de los uniformados de la Policía Nacional impidió que estas alteraciones del orden púbico pasaran a mayores.

“Se tomaron una educadora prácticamente como rehén y empezaron a destruir las instalaciones del edificio, situación que nos obligó a actuar rápidamente, primero acordonando el área y luego entrando para controlar la situación y poder evitar la fuga de estos muchachos; tuvimos la necesidad de utilizar gases lacrimógenos pero no se presentaron heridos de gravedad durante este hecho, sólo algunas personas con contusiones menores”, explicó el Mayor Henry galán, quien estuvo al frente de la operación.

“Llegué y había mucha gente, como que se iban a tomar el lugar porque había unos muchachos enfurecidos, hubo vidrios rotos y la gente asustada, los policías empezaron a lanzar de esos gases lacrimógenos, incluso a nosotros también nos alcanzaron”, expresó Manuel Rojas, quien transitaba por el lugar en el momento de los hechos.

Finalmente, la policía tomó el control de la situación y procederá a realizar un informe que se lo entregará a la Fiscalía de menores para que inicie la investigación correspondiente al caso. Mientras tanto, la educadora que habían tomado como rehén ya se encuentra a salvo y los causantes de estos disturbios están bajo custodia y en buen estado de salud.