Leidy Magnolia Sánchez es una joven mujer habitante de Soacha, que dio a luz a trillizos el pasado 7 de junio. Uno de los niños venía con una cardiopatía congénita y al no ser atendido a tiempo, produjo su muerte tan sólo ocho días después de haber nacido, al parecer por negligencia de la EPS Convida, que no autorizó el traslado de la niña a otro hospital.


captura-sibaté

captura-sibaté

De acuerdo a lo explicado por la madre de la niña, Convida sabía de la cardiopatía que padecía la niña desde el quinto mes de gestación, y aunque en su momento los médicos del Hospital La Samaritana alertaron sobre el tratamiento que debía hacerse apenas la bebé naciera, teniendo en cuenta que para ello era necesario hacer un traslado al Hospital Cardiovascular del Niño en San Mateo, debido a que en La Samaritana no se contaba con los recursos humanos y tecnológicos para atender el caso, la EPS jamás accedió a dar la autorización para que eso fuera posible:

“La niña venía con una cardiopatía congénita, una malformación en el corazón bastante compleja que fue descubierta a través de una ecografía en 3D hecha en el quinto mes de embarazo. La niña debía ser operada al momento de nacer, pero pasaron ocho días después del nacimiento y nunca hubo respuesta de Convida para autorizar el traslado desde La Samaritana hasta el Hospital Cardiovascular. Por falta de esa respuesta, la niña falleció. Pienso que sí hubo negligencia de la EPS, pues ellos sabían desde mucho antes que la niña venía enferma. En La Samaritana se encargaron de todo lo que ellos pudieron hacer, sé que así fue porque me mostraron los soportes, las llamadas, los correos electrónicos y todas las evidencias, pero Convida nunca respondió y jamás se dio esa orden de traslado ni nada al respecto”, explicó Sánchez.

Aunque el parto de Leidy fue prematuro, como ella misma lo dijo, también aseguró que la niña no murió al primer o segundo día de nacida, sino que pasó el tiempo suficiente para que la EPS hubiera dado respuesta al traslado que se solicitó con anticipación, que de haberse dado, hubiera podido evitar lo sucedido:

“No sé cuál fue la razón para que esto no se haya dado, pues por parte del hospital hubo la suficiente colaboración. Vale la pena mencionar que mis otros dos niños están hospitalizados y que durante estas semanas han sido sometidos a varias transfusiones de sangre y tratamientos con antibióticos, además han padecido infecciones intestinales. Ellos ya tienen más de un mes y han mejorado, actualmente se encuentran estables y están evolucionando. De todos modos la idea es demandar a Convida, pues pienso que hubo demasiada negligencia por parte de ellos, y la responsabilidad por la muerte de mi hija les recae completamente”, concluyó Leidy Magnolia Sánchez.

Periodismo Público.com visitó la EPS Convida para indagar con ellos acerca de la denuncia hecha por Leidy Sánchez, pero manifestaron que las personas que tenían conocimiento del caso y podían responder por los señalamientos, eran Jackeline Acosta, Coordinadora de referencia y contrareferencia de Convida, y Rafael Torres, Subgerente técnico de la EPS; sin embargo no fue posible comunicarse con ninguno de los dos.