La muerte sorprendió a un hombre que se subió sin permiso a un camión y cuando transitaba en jurisdicción del municipio de Soacha, uno de los rollos de acero que transportaba el vehículo se movió y lo aplastó.


Esta historia es solo una de las cuatro muertes de polizones que sucedieron el pasado fin de semana. Los otros dos casos se reportaron en Facatativá donde una persona se cayó de un camión en movimiento y murió; lo mismo ocurrió con dos hombres que se montaron en otro automotor y cerca del peaje de la Uribe, Valle del Cauca, murieron tras caer del tractocamión.

Estos polizones aprovechan daños o resaltos en la carretera para treparse a los camiones cuando reducen la velocidad, algunos simplemente quieren transportarse a un lugar, mientras que otros aprovechan la oportunidad para atracar. “Inclusive han muerto seis conductores en ejercicio durante las acciones delictivas en el último año”, explicó Felipe Muñoz, coordinador de Afiliaciones de ATC y quien recibe los reportes de los transportadores.

“Se montan en la mitad del camión y del tráiler con un destornillador y en cuestiones de segundos usan esta herramienta para quitar los empaques al vidrio y se le meten al conductor a la cabina. Lo amedrentan y lo roban”, señaló el director Ejecutivo Nacional de la ATC, Luis Orlando Ramírez, quien agregó que, por lo general, son robos de menor cuantía avaluados entre 700 mil pesos y un millón, dinero que utilizan los camioneros para los gastos del viaje.

En el caso de Antioquia, las vías de La Pintada-Santa Bárbara (Suroeste), Medellín-Bogotá, después de El Santuario (Oriente); y Tarazá (Bajo Cauca), son las más críticas por la problemática de atracos, robos y polizones, de acuerdo con el Secretario de Gobierno. “Vamos a hacer un esfuerzo grande por poner cámaras en ciertas troncales y eso también nos ayudará a realizar este control”, agregó Santiago Londoño.

Este año se incrementaron los casos de inseguridad, teniendo como el pico más alto el mes de mayo, en el que murieron cinco conductores en el país, uno de ellos en la vía que de Medellín conduce a Bucaramanga, a la altura del corregimiento de San José del Nus, en San Roque.

Según los camioneros, son varias las razones para que esto suceda: falta presencia de la policía en las vías, no hay seguridad en las zonas de la carretera de baja velocidad obligatoria ni en los puestos de control, tampoco hay un sistema de vigilancia y monitoreo con cámaras. Y para completar, si son víctimas de robos, los camioneros no tienen en las carreteras lugares aptos para denunciar.

Apoyo: El Colombiano