Comunidad Muisca y Pijao, en representación de las más de 9 tribus indígenas asentadas en Suacha, realizaron multitudinaria caminata desde el parque principal del municipio hasta el bosque de San Mateo para pedir de forma pacífica por el cuidado y respeto al patrimonio cultural que descansa sobre las piedras de la montaña.


Desde hace 8 años la comunidad Muisca acentuada en Suacha está luchando por la preservación de la totalidad del bosque de San Mateo, puesto que este se ha nombrado como patrimonio cultural del municipio y nacional, al tiempo que ha sido declarado como reserva forestal, ya que sobre sus tierras descansa gran parte de la fauna y flora silvestre de Cundinamarca.

El Abuelo Nemekene, líder y guía espiritual del asentamiento Muisca de Suacha explicó: “Estamos en la lucha por la defensa del único pulmón que le queda a Suacha, con la marcha que realizamos hoy estamos buscando la protección de un territorio sagrado ancestral, que ya está declarado por la ley desde hace muchos años, sin embargo, a pesar de estar protegido, actualmente una empresa constructora pretende levantar un propiedad horizontal sobre lo que es considerado para nuestra comunidad como sagrado y conjuntamente es fundamental para Suacha”, puntualizó el líder Muisca.

Dentro de las acciones realizadas por las tribus indígenas acentuadas en el municipio cabe resaltar su constante motivación hacia el trabajo enfocado a la divulgación para la comunidad, generando sentido de propiedad por el patrimonio histórico y cultural que hoy guarda, no solo el bosque de San Mateo, sino diversos lugares y zonas en el territorio Soachuno.

Dina Marcela Mendez, Mayor de la comunidad Muisca, describió el objetivo de la caminata: “Llevamos a cabo una caminata artística, la cual empezamos en el parque principal de Suacha y la vamos hasta el Bosque de San Mateo, con el motivo de generar conciencia en los habitantes del municipio, al tiempo que realizaremos una protesta pacífica, debido a la construcción de torres en el territorio que ya nos están quitando de la montaña, y en el cual se perderán espacios sagrados para nuestra comunidad y gran parte del suelo habitado por fauna y flora que solo se pueden encontrar en este cerro”, especificó la líder indígena.

Durante la marcha se contó con la presencia de grupos artísticos y folclóricos invitados por la comunidad, venidos desde Bogotá para hacer parte de la protesta en pro de la protección de las piedras en el bosque de San Mateo, cabe resaltar que durante las marchas, también se busca promover la cultura y el amor hacia el territorio, pues de esta forma lo plantean el Abuelo de la comunidad Muisca y el Taita de los Pijaos, quienes dirigieron la marcha como los principales líderes y representantes de los asentamientos.

José Erasmo Oyola , Taita del asentamiento Pijao en Suacha, explicó la mayor preocupación de sus representados ante la problemática habida en el bosque de San Mateo: “En este momento el bosque lo tiene encerrado y lo están preparando para levantar edificaciones sobre él, el problema es que la curaduría N° 2 del municipio dio permiso para la realización de estas edificaciones, ignorando la medida de protección del bosque, su significado ancestral y cultural, que resulta fundamental para todo el departamento de Cundinamarca”, puntualizó el taita Pijao.

Para finalizar, las comunidades pertenecientes a asentamientos indígenas de todo el municipio invitan a todos los habitantes del municipio a conocer el patrimonio ancestral y cultural habido en Suacha, para que tengan presente la importancia que este representa para todo el territorio y se motiven a adquirir un sentido de pertenencia por el lugar más rico en patrimonio histórico del país.