Familias para el progreso es una organización que brinda apoyo a las mujeres explotadas y maltratadas de Soacha; actualmente se encuentra ubicada en el barrio Cobec de la comuna dos, con un proyecto que permite el desarrollo y el apoyo a las familias golpeadas por la violencia.


calle-soacha

calle-soacha

Este trabajo de violencia contra las mujeres se viene ejecutando desde hace cinco años de la mano con otras organizaciones del municipio, allí se brinda atención primaria en salud y se desarrollan proyectos orientados al beneficio de las mujeres.

“Salimos favorecidas como organización para participar en un diplomado en atención primaria en salud, con la Universidad de la Sabana y el Consorcio Fundación Corona, Acción Social, para desarrollar un plan de mejoramiento, el cual hemos enfocado en el tema de violencia contra las mujeres. Se desarrollará con las mujeres lideresas de la comuna uno, llámense de la Junta de Acción Comunal o mujeres que manejan grupos focales donde vamos a trabajar el tema de autoestima, la ley 1257, que ampara las mujeres violentadas y las rutas de atención, donde se sacará un grupo de multiplicadoras para llegar a las demás mujeres de la comuna uno. Por el momento se implementará en el sur de la ciudad donde se busca un modelo para llegar a las otras comunas y a los corregimientos”, cuenta Fabiola Murcia, líder de FAPPRO y presidenta de la JAC barrio Cobec.

El grupo de mujeres lideresas que trabaja actualmente está conformado por: Emilce Rivera y Mary Isabel del Barrio la Veredita; Priscila Riascos de Cuidad Latina, Elsa Ruth Mendoza de Llanos de Soacha, Luz Aidé Herrera del Barrio Villa Luz , Nubia Medina de la Comuna Cuatro e Idaly Pinzón de la Comuna Seis.

No cuentan con el apoyo directo de la Alcaldía Municipal, pero reconocen que han recibido ayuda de la administración con el Programa Minorías Étnicas; en su momento las apoyaron con refrigerios para los niños de los diferentes sectores de la ciudad, y por un trabajo realizado en la comuna uno recibieron una herramienta que les ha brindado gran ayuda: un mini computador conseguido por llevar la capacitación de manipulación de alimentos y de emprendimiento empresarial.

“Es una organización que impulsa y da a conocer a las mujeres las rutas de atención cuando son violentadas; que ellas sepan cómo recibir atención, porque en medio de estas agresiones físicas, verbales y psicológicas, algunas no saben cómo poner un denuncio. Entonces como fundación y como organización, estamos brindando talleres para dar a conocer a otras mujeres; desde la experiencia personal las conocí en medio de los talleres, porque mi autoestima estaba muy por debajo, no había una agresión física pero sí psicológica y verbal de parte de mi familia, entonces comencé a estudiar porque ellas me impulsaron a empezar de nuevo en los talleres que motivan y hablan de superación para continuar y no dejarnos. La familia ya ve cambios positivos en la personalidad, y hace año y medio pertenezco a FAPPRO. Si yo recibí cosas buenas, también puedo dar cosas nuevas a otras mujeres”, agregó Mary Isabel Márquez, miembro de Familias para el Progreso.

Para ser líder se necesita empatía y ponerse en el caso del otro, dando una guía de qué hacer y cómo trabajar por las mujeres que creen que ellas son las culpables de lo que les pasa, o que creen que se merecen lo que viven.

La formación que han recibido las mujeres de la Fundación se ha desarrollado de la mano de ONG’s como Centrap, Cinergia, Agnur, Cestra, Fundación Social y Unifem, que son organizaciones que están involucradas con el tema de violencia, donde solo apoyan en capacitación pero con un proyecto como tal, todavía no.

“Siendo líderes de Familias en Acción conocíamos todas las problemáticas de las mujeres, así iniciamos desde enero en reuniones y al comienzo contamos con 35 mujeres, haciendo cadenas de mercados y rifas, y nos constituimos legalmente en el año 2009; de ahí en adelante nos dimos cuenta que no solo la parte económica afectaba a las mujeres, sino que había problemas en autoreconocerse, en quererse para salir de la violencia en la que estaban. Empezamos entonces dictando talleres sobre derechos humanos, autoestima, se empezó a enseñar la parte sexual y reproductiva, dictando capacitaciones en VIH Sida, y muchas veces haciendo énfasis en que uno tiene que quererse, en hacer entender que una mujer es un ser humano que tiene sentimientos”, agregó Elsa Ruth Mendoza, miembro de FAPPRO.

Ahora se espera la atención del Alcalde Juan Carlos Nemocón y de la Secretaría de Salud, porque la protección a la mujer es un tema muy importante en el Plan de Desarrollo.

Mientras tanto seguirán trabajando como Fundación de Familias para el Progreso, y continuarán apoyando a entes privados, como el Colectivo Vivir Construir de la comuna uno, donde con fundaciones, organizaciones y Juntas de Acción Comunal, se busca el desarrollo para la comunidad, y FAPPRO le está aportando al plan estratégico local.

Si desean contactar a la Fundación Familias para el Progreso, lo puede hacer por medio de los siguientes medios:
familiasfappro@hotmail.com o www.facebook.com/fappro.familiasparaelprogreso, teléfonos: 7817887, 315 3364287 / 315 3971388.