El avanzado deterioro de la superficie sobre la que fue construido el muro de la urbanización San Carlos, en la comuna seis, preocupa a los residentes y líderes del sector, ya que aseguran que su pésimo estado y la construcción de viviendas de invasión sobre el mismo, provocarán su inminente caída sobre las torres de apartamentos.


Muro-san-carlos-soacha

Muro-san-carlos-soacha

El impactante deterioro del muro meridional que limita con el barrio de invasión Villa Julia tiene en alerta a los residentes del bloque D, ubicado al este del conjunto. Los habitantes siempre han hecho énfasis en que el terreno donde fue edificado el muro no es apto para la construcción de viviendas, sin embargo los invasores construyeron incluso sobre el mismo, provocando la fractura en varias partes.

Además del peso de las viviendas construidas sobre el muro, la acumulación de humedad en su base lo ha hecho inconsistente e incapaz de soportar la presión que se aumenta con el paso del tiempo, teniendo en cuenta la construcción de casas familiares de dos y hasta tres pisos. El límite de la urbanización, que alcanza a medir más de cien metros, ya está deteriorado en un 90%, y de la pared de concreto que antes les brindaba seguridad, solo quedan pedazos.

“La afectación empezó a ser una amenaza para los residentes de la urbanización desde hace años, porque aún sin recibir todo el peso de las casas de los invasores, ya estaba presentando daño por la acumulación de agua en su base. Con la construcción de casas el muro empezó a desmoronarse, dejando como evidencia que el suelo del terreno es gravilla y carece de la rigidez suficiente para soportar cualquier edificación”, argumentó Inés Suárez, residente afectada.

La comunidad vecina, que se ha encargado de aumentar el daño del muro, no ha dejado de construir sus viviendas sobre el mismo, incluso en los tramos que ya están completamente fracturados se ayudan de palos y varillas para sostener la parte posterior y los patios de sus casas, generando un mayor riesgo tanto para los habitantes de San Carlos como para sus propias familias.

Cabe resaltar que la invasión y la inutilidad del muro también se han prestado para el aumento de la delincuencia al interior del conjunto, ya que la caída de la barrera facilita a los delincuentes el ingreso a las zonas comunes donde amedrentan a los residentes y también consumen drogas en grupos de diez o más individuos, y precisamente por esas razones los líderes y personas que se sienten en riesgo han gestionado durante años en la administración municipal, sin embargo no han obtenido un respuesta positiva.

“Nos han respondido que el problema es que somos integrantes de una propiedad privada y por lo tanto la administración no tiene injerencia en nuestro asunto, sin embargo el problema se está presentando mayormente por el crecimiento descontrolado de la urbanización vecina que construye casas de tres o cuatro pisos sobre el muro que está completamente caído”, especificó Libardo Ramos, ex administrador de San Carlos.

El llamado de los líderes y de la misma comunidad es que se haga un control efectivo a la expansión del barrio circunvecino para que de esta forma se disminuyan los riesgos y se proteja la integridad, tanto de los habitantes del bloque D en San Carlos, como la de las familias que construyeron sus viviendas apoyadas con palos sobre los huecos del muro.