Pese a que hace unas semanas los habitantes de este sector anunciaron con satisfacción la adición presupuestal que daba vía libre a la terminación de esta importante obra, hoy el anhelo se está truncando por culpa de la negligencia de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), que se niega a realizar el mantenimiento de las redes de alcantarillado.


CDI_Soacha

CDI_Soacha


Las lluvias del fin de semana pasado pusieron en evidencia el grave problema de alcantarillado que desde hace unos 10 años afecta al barrio, y a pesar de los requerimientos hechos por sus habitantes no ha sido posible que la empresa actúe y solucione el problema de raíz como es su responsabilidad, de ahí que los avances logrados hayan quedado estropeados por culpa de las aguas negras que se rebosaron sobre la vía intervenida.

“La obra venía con un gran avance, esperando que el invierno no nos afectara, sin embargo hemos encontrado una serie de tropiezos con la EAAB, pues el alcantarillado del barrio está completamente tapado y estos señores no han querido entender que el problema no es la Cr. 9 sino las calles 3, 3A y 3B, las cuales no corren su drenaje hasta el Box Culvert que está ubicado en el barrio Carbonell (Localidad de Bosa), donde desemboca. Lo que debe hacer el Acueducto es iniciar la limpieza desde allá hasta acá, sin embargo siempre han omitido esa responsabilidad dado que sólo nos dan evasivas cuando nos responden y por si fuera poco culpan a la firma contratista, cuando se sabe que gracias a ellos fue que encontramos el problema que tenemos hoy”, explicó Miriam Fonseca, Presidenta de la JAC de León XII primer sector.

Fonseca recordó que el taponamiento se presenta desde hace una década y que el problema es tan agudo que cae una llovizna e inmediatamente se inundan las vías, todo porque la EAAB ‘no hace bien su trabajo’, limitándose simplemente a ‘dar un alivio cuando lo que necesitamos es que haya una solución de fondo para que la obra continúe’.

“Necesitamos que se haga un arreglo de verdad y se le dé solución al problema que tenemos, es un trabajo que dura mínimo dos meses y no cinco o diez minutos. Lo malo es que nunca nos responden satisfactoriamente, tan sólo viene el vactor y dura 10 minutos antes de que se vaya. Exigimos a la EAAB que asuma la responsabilidad por esta dificultad, pues de lo contrario nos veremos obligados a tomar acciones legales para que ellos entiendan que la comunidad de León XIII desde hace más de 30 años viene pagando servicio de acueducto y alcantarillado, por lo tanto es obligación de ellos cumplirnos”, expresó la Presidenta de la JAC.

Este es un desastre para nosotros como contratistas

Así resumió la Ingeniera Julia Palacios, encargada de la obra, las dificultades que han tenido que afrontar como consecuencia del rebosamiento de las aguas negras sobre el trabajo que junto con su equipo está realizando, pues además de enfrentar un retraso y las inconformidades de la comunidad y el Municipio, ha sido ella misma quien con los recursos que tiene a su alcance ha mitigado los efectos de este impase:

“Desde antes de iniciar la obra teníamos el temor de la colmatación (rebosamiento) del tubo de aguas lluvias, pues cuando hicimos el estudio previo para empezar a trabajar, encontramos que las tuberías y los pozos de inspección de aguas lluvias se encontraban totalmente llenos a nivel de la tapa del pozo. Llamamos varias veces a la EAAB para que nos colaboraran destapando en la parte de abajo donde llega esta tubería, pero ellos mismos nos dicen que hay muy poca pendiente y poca altura del colector que recoge estas aguas, por lo cual estas se devuelven y fácilmente se colmatan de lodo. Aún así eso no fue posible, entonces tratamos de destapar con el vactor de la Alcaldía pero no fue lo suficientemente potente para que nos evacuara y nos limpiara la tubería. Ya habíamos avanzado bastante, estábamos listos para empezar el relleno y posteriormente pavimentar hacia la próxima semana, pero nos ocurrió este ‘desastre’ para nosotros como contratistas porque nos contaminó todo el material que teníamos de relleno”, señaló.

La Ingeniera agregó que a la EAAB se le informó nuevamente, pero la respuesta fue culpar a la obra supuestamente por el depósito de materiales que esta hace sobre los sumideros.

“Nosotros estamos con las mejores intenciones de trabajar rápido tal y como lo hemos hecho hasta ahora, incluso se ha laborado sábados y domingos todo el día para agilizar los trabajos y poder terminar, sin embargo nos falta la colaboración de la EAAB, a quien le pedimos que tenga en cuenta que este es un problema de aguas negras y afecta la culminación de esta obra que necesita la comunidad, sin olvidar que es una vía principal que comunica al barrio con otros sectores”, concluyó Palacios.