Niñas eran sometidas a rituales y brujerías para explotarlas sexualmente en Bogotá

Diez miembros de una banda de explotación sexual infantil fueron capturados. La jefe de la banda sometía a las menores a rituales y brujerías para explotarlas sexualmente en Bogotá.

Entre los capturados se encuentra ‘Camila’, señalada proxeneta y presunta líder de la organización criminal, quien buscaba evadir los controles de las autoridades con documentos falsos venezolanos parahacer pasar a las víctimas como mayores de edad.

La Policía Nacional, en articulación con la Fiscalía y la ONG Operation Underground Railroad, logró la desarticulación de la estructura criminal que delinquía en las ciudades de Bogotá y Cúcuta, dedicada a la trata de personas y la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.

Luego de cuatro meses de investigación, en el marco de la operación ‘Camaleón’, se materializaron tres allanamientos a locales de entretenimiento nocturno y casas de lenocinio en el concurrido sector de Venecia, en Bogotá. Durante las diligencias se rescataron 4 adolescentes, 3 de ellas de nacionalidad venezolana cuyas edades oscilan entre 14 y 17 años. Así mismo, los investigadores lograron determinar que alias ‘Camila’ habría raptado a una menor de 17 años de edad para ser explotada sexualmente el municipio de Ibarra (Ecuador); la adolescente logró escapar de sus captores y retornar al país.

En desarrollo de la investigación, previa a la ejecución de la operación, dos jóvenes colombianas más que eran explotas sexualmente fueron rescatadas para luego dar inicio a la ruta para el restablecimiento de sus derechos. Hoy se encuentran bajo protección del ICBF.

Esta organización criminal desarticulada se encargaba de promocionar los locales comerciales a través de redes sociales, donde se evidencian fiestas temáticas para atraer a los clientes.

Un hecho particular llamó la atención de los investigadores: alias ‘Camila’ se valía de rituales esotéricos, como fumar tabaco, preparar bebidas, ungüentos y aceites que, según las informaciones recaudadas, supuestamente tenían que ser consumidos y aplicados en las partes íntimas de las víctimas, con el fin de atraer demandantes de servicios sexuales.

El dinero producto de la actividad ilegal variaba entre 50 y 60 mil pesos por encuentro sexual. El 70% era la comisión para alias ‘Camila’ y el 30% restante lo recibían las víctimas.

En total, la operación ‘Camaleón’ hizo posible la materialización de 10 capturas: tres por orden judicial y siete más en flagrancia. Los capturados deben responder ante las autoridades por los delitos de proxenetismo con menor de edad, trata de personas, concierto para delinquir y corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico.

cargando...