El menor sería castigado por su madre y su compañero sentimental presuntamente con golpes que le ocasionaron hematomas, baños con agua fría y dormir en el suelo. El infante duró una semana en un hospital del sur de la ciudad debido a los traumas que presentaba.

El niño vivía con su abuela, pero cuando cumplió tres años, la madre y su pareja sentimental se hicieron cargo del infante, pero al poco tiempo comenzaría presuntamente el maltrato.

La abuela del menor, supo que el niño no estaba bien, no tenía información de él, y comenzó a buscarlo por “todo lado” y, con la ayuda de una trabajadora social lograron encontrarlo hospitalizado.

Según la madre, las heridas que presentó el niño fueron a causa de una caída que tuvo mientras jugaba, sin embargo, el niño indica que su madre y su padrastro son malos, ya que, un día según el relato de una familiar recibió comida y vomitó y dijo “agua fría no mamá, agua fría no”.

El capitán Jaime Gómez, jefe de la Policía de Infancia y Adolescencia mencionó que están realizando el acompañamiento a la familia para establecer en qué circunstancias sucedieron los hechos, de igual forma, para lograr identificar si la madre y el padrastro tienen alguna responsabilidad en el caso que está en proceso de verificación para tener certeza si se trata de un caso de violencia intrafamiliar.

Por el momento el menor de edad se encuentra viviendo con la familia paterna, mientras se esclarecen los hechos.