La organización EF (Education First) presentó la semana pasada el ranking mundial de dominio de inglés como segunda lengua en el mundo, se llama (English Proficienciy Index). Los resultados son desalentadores para Colombia y para América Latina.

Las posibles causas son las pobres políticas para la enseñanza del inglés en la escuela, la debilidad de la mayoría de los cursos online y posiblemente el hecho de estar en una región donde más de 400 millones de personas se comunican en español.

El estudio se fundamentó en la participación de 2.2 millones de personas, en países no angloparlantes, en total 112. La edad promedio de los participantes del estudio fue de 26 años, el 56% de las mujeres y 46% hombres. A partir de las pruebas realizadas y la comparación en las variables de expresión oral, comprensión de textos y conocimiento general se definió una clasificación de la siguiente forma muy alto, alto, moderado, bajo y muy bajo.

Como una situación lamentable que evidencia las pobres políticas Colombia es uno de los peores países del mundo, clasificado en nivel bajo y en América Latina el tercer peor país. Para completar América Latina es la segunda peor región del mundo, solo supera a la región de Cercano Oriente, por eso, la situación termina siendo más preocupante.

Los mejores

Sólo 13 de los 112 países lograron ubicarse en nivel muy alto, eso quiere decir que más del 70% de la población tiene un nivel de conocimiento que le permite leer, escribir y conversar en inglés. Otro aspecto positivo que destaca en este prestigioso grupo de países es que no existen brechas en el acceso y conocimiento de la lengua, desde sectores ricos a pobres, desde profesionales con alta formación hasta personas sin mayor nivel de cualificación tienen un conocimiento fluido del inglés. Eso quiere decir que la política de enseñanza del inglés de alto nivel viene desde la formación escolar y al finalizar los estudios de secundaria ya tiene un nivel fluido de inglés.

De los 13, 11 son países europeos: Países Bajos, Austria, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Portugal, Suecia, Finlandia, Croacia, Alemania y Luxemburgo. De la lista destacan dos países que demuestran que cuando las políticas educativas son serias y si se mantienen en pocos años se pueden demostrar grandes resultados. Croacia, un país que solo tiene 30 años, que comenzó su vida con una enorme guerra civil, e hizo parte de Yugoslavia, un país donde hasta 1990 los niveles de inglés eran mínimos, hoy es el décimo país de mundo con mayor nivel de inglés, una política que lograron educando a una sola generación, el segundo país exitoso es Portugal, el único país de lengua latina que se incluye entre los mejores con una excelente política de enseñanza del inglés en la educación pública escolar.

Los otros países de la lista son Singapur, una ciudad – Estado en el sur de Asia, reconocida por su excelente sistema educativo y Sudáfrica, una excolonia británica que tiene como lengua oficial el afrikáans, una lengua derivada del holandés, pero que mantuvo gran parte de la tradición angloparlante en su educación.

Los peores

En el rango bajo se ubican 27 países y en muy bajo 26 países, es decir la mayoría del mundo está mal en el conocimiento del inglés. Colombia ocupa la casilla 81 siendo superado por países de muy bajo nivel educativo como Venezuela, Madagascar, Marruecos, Tanzania, Vietnam, Guatemala, Nepal o Etiopia.

La lista la cierran cinco países africanos, dos asiáticos y uno latinoamericano que es Haití. De las grandes economías del mundo que tienen muy bajos resultado en inglés sólo se encuentran Japón e Italia. Por otra parte, España también ocupa un discreto puesto 33 superado por la mayoría de los países de Europa del Este, países que tienen políticas de enseñanza del inglés mucho más recientes.

La situación de Colombia es lamentable, durante la administración de Santos se hicieron esfuerzos como traer profesores nativos, fortalecer los programas de enseñan del inglés y promover intercambios educativos en los estudiantes. Sin embargo, la administración actual de MinEducación acabó con todos los programas. Ese es el gran error del país, la lógica de destruir en cada administración y no de fortalecer o mejorar los procesos de enseñanza del inglés en la educación inicial, y escolar en general.

Por otra parte, hay una fuga de profesores de inglés colombianos, que reciben mejores condiciones salariales en otros países, lo que hace que nuestro capital formado migre a otros países y falten profesores con altos niveles de inglés que favorezcan una transformación y pensar en una política de calidad en el aprendizaje de una segunda lengua, en este caso el inglés.

La administración actual ya de salida con una discreta gestión debe dar paso a acciones renovada que permitan políticas al corto y mediano plazo que reviertan la situación del precario conocimiento de inglés que afecta la conectividad, la empleabilidad y las opciones por cerrar las brechas sociales en el país.

*Especialista en Educación

Fuente;Nuevosiglo.com