Ni la Alcaldía de Soacha ni la Policía han podido controlar el desorden de los vendedores de Ciudad Verde, algunos hacen escándalo hasta pasada la medianoche.

 El desorden de los vendedores informales se presenta frente al centro comercial Prado Verde, perjudicando a residentes de varios conjuntos, especialmente Azucena, Caléndula, Laurel y Buganvilla.

“Los vendedores informales siguen creyéndose los dueños de las vías, inician labores desde las 7:00 am hasta las 2 o 3 de la madrugada de domingo a domingo. Ya es muy insoportable el ruido que hacen, el espacio que ocupan y realmente cuando los policías vienen solo les llama la atención. También los carros que venden comida congelada como pescados y pollo son invasores del espacio público”, dijo una residente vecina al sector.  

Puede recordar: Vendedores de Ciudad Verde promueven desorden, ruido y peleas hasta altas horas de la noche

El problema es que las quejas son constantes y de varios conjuntos, pero nadie hace nada, es decir, que los vendedores de Ciudad Verde están sin control y terminan haciendo lo que les parezca.   “En el caso de los vehículos que venden pescado y pollo, se llama a la policía de tránsito, pero nunca vienen a imponer un comprendo y a retirarlos”, añadió.

Lo que preocupa a estas familias residentes de Ciudad Verde en Soacha, es que, a pesar de tener su apartamento propio, no pueden descansar ni trabajar por el ruido exterior, especialmente en las noches y horas de la madrugada.

La comunidad exige que se aplique el Código de Policía que claramente en su artículo 140, numeral 4, habla de las sanciones para quien ocupe el espacio público, y en el punto 7, prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas, sustancias psicoactivas en estadios, coliseos, centros deportivos, parques, hospitales, centros de salud y en general, en el espacio público, excepto en las actividades autorizadas por la autoridad competente.