Al caos existente en zonas como la Cll. 13, la Cr. 7, la Cll. 15, Quintanares y la Av. 30 de San Mateo, se suma el desorden que hay en el barrio Compartir, donde contrario a lo que podría pensarse, son los comerciantes formales los que invaden el espacio público, ubicando allí sus productos y su mercancías ante la pasividad y la permisividad de las autoridades.


Una gran inconformidad manifestaron los vecinos de este sector de la comuna uno debido a que la principal calle del barrio se ha vuelto intransitable y prácticamente no se ha hecho nada para evitar que esto suceda, pues si bien es cierto hay vendedores ambulantes en el lugar, son los comerciantes formales los que están generando el caos y el desorden. Esto impide que los peatones puedan transitar libremente, obligándolos a buscar el paso por la calle y por consiguiente corran el riesgo de ser atropellados por los vehículos que transitan por la vía.

“Todos los vecinos estamos preocupados porque ya no son los vendedores ambulantes los que están invadiendo el espacio público, sino que los dueños o arrendatarios de los locales comerciales han tomado la decisión de sacar toldas completamente llenas de ropa, calzado y accesorios. Por otra parte, las tiendas de frutas y verduras también han sacado sus mesas con alimentos, aún cuando en los locales tienen espacios grandes para acomodar estos productos. Como los andenes son bastante angostos y están invadidos, las personas tienen que bajarse a la calle para poder pasar, corriendo el riesgo de que los colectivos y los carros las atropellen”, explicó Julio López, habitante de Compartir.

“Las cosas se complican después de las 9:30 am, a esa hora es que todos los señores de los locales, como si coordinaran entre ellos, sacan su mercancía a la calle sin ningún problema ni control alguno por parte de las autoridades. Es casi imposible pasar por la Cr. 13, a veces es preferible irse por otro lado, aunque la verdad es necesario pasar por ahí porque allí es donde nos queda todo más cerca. Sabemos que este es un problema que hay en todo el municipio, pero lo que necesitamos es que se tomen medidas para evitar que eso pase, pues prácticamente entre los vendedores ambulantes y los comerciantes formales se apoderaron del espacio público”, agregó Elizabeth Quevedo, residente de Compartir.

De acuerdo a lo manifestado por los habitantes de Compartir, aunque han formulado esta inquietud ante la Secretaría de Gobierno y se han anunciado acciones para contrarrestar la problemática, hasta el momento no se ha hecho nada para frenar la invasión del espacio público, por el contrario, cada día se agudiza más y la negligencia del municipio es mayor con el correr de los días.

“Es una situación preocupante, cuando el andén está completamente ocupado es prácticamente imposible pasar, y como el desplazamiento se hace lento, entonces se presta para que a uno lo esculquen y le hurten sus elementos personales. Uno no entiende por qué razón los comerciantes hacen esto, pues no hay ningún motivo para hacerlo porque ellos tienen sus locales, por eso no deberían invadir el espacio público. Lo malo es que ellos hacen eso sin que nadie diga o haga algo, porque al parecer acá no hay autoridad que controle este tema”, concluyó Ligia Gutiérrez, vecina de Compartir.