No hay derecho a que le quiten la vida a un policía como Eulises Palomares, que solo puso su vida entera al servicio de la comunidad; este era un hombre que había prestado 22 años de labor a la Policía Nacional, de los cuales 11 los brindó a Soacha, convirtiéndose en el policía de más permanencia en nuestro municipio y por funciones propias de su trabajo, fue lógico que lo conocieran en operativos que incomodaran a unos y beneficiaran a otros, pero unos desadaptados le cegaron la vida. ¡No Hay derecho!.


No hay derecho a que el plan de ordenamiento territorial (POT) de Soacha no lo hayan pasado a estudio del Concejo municipal de Soacha, después de 11 años de haberse aprobado el último POT, creando una incertidumbre en los industriales y comercio en general, porque no se ha establecido la ubicación exacta de ciertos gremios comerciales, y el desarrollo urbanístico y comercial de nuestro municipio deja ver como ilegales a ciertos tipos de negocio que por ley 388 no podrían funcionar en vías como la carrera 7 en la zona centro de Soacha, donde existe una funeraria, una bomba de gasolina y muchos establecimientos de consumo de licor.

No hay derecho a que la Dirección Nacional Liberal prive a nuestro municipio de volver a tener un alcalde liberal para el próximo cuatrenio, solo por presunciones absurdas de que los candidatos inscritos no tenían la fuerza suficiente para hacer un papel decoroso; así lo dijo el Dr. Rafael Pardo, director de esta colectividad, y hoy es entregado en alianza al candidato de la “U” como si ese partido fuera el de las mayorías en este municipio, que falla que no se den cuenta que al interior de la “U” existen diferencias enormes entre ellos mismos.

No hay derecho a que nuestro municipio nos lo sigan dividiendo todos los domingos y festivos, con el famoso cuento de la operación retorno, porque para cruzar de un lado a otro sobre la autopista en las horas de la tarde, hay que andar bastante trecho para hacer un giro, lo que nos hace pensar que cuando entre en servicio el Transmilenio se van a reducir más los carriles y el caos vehicular será más espantoso. ¡No hay derecho!