Los enfrentamientos comenzaron en Terreros, pero se extendieron a otras zonas de la ciudad. La estación de Transmilenio de Terreros sufrió graves daños.  

Lo que era un martes tranquilo y cuando se pensaba que no habría manifestaciones ni protestas en Soacha, terminó en una noche de enfrentamientos y miedo para muchas personas.  

Inicialmente, sobre las 2:00 p.m., un grupo de jóvenes se hizo frente a la Alcaldía Municipal a protestar y de paso alistar un material para la marcha de hoy miércoles. Luego, sobre las 3 pm., personas de la comuna uno se concentraron frente a Maiporé, bloquearon la autopista Sur, y con arengas, cantos y rechazo al Gobierno, permanecieron hasta la noche sin presencia de la Policía.

Paralelamente y ya entrando la tarde, en la calle 22 se concentró una multitud de personas que terminó por bloquear totalmente la autopista Sur. Allí permanecieron hasta aproximadamente las 7:00 p.m. y luego se desplazaron hacia San Mateo y Terreros. Hasta esta hora no hizo presencia la fuerza pública.

Pero todo cambió cuando los manifestantes llegaron a Terreros, incluso un grupo de jóvenes intentó ingresar a la fuerza a la estación de Policía. En este sector comenzó el caos y lo que sería una noche larga, llena de enfrentamientos, disturbios, zozobra y miedo para quienes no participaban en las protestas.

La fuerza pública comenzó a lanzar gases para dispersar a los manifestantes, incluso llegó un helicóptero para apoyar a los pocos policías que estaban en tierra, y desde el aire se dejaron caer gases lacrimógenos sobre quienes protestaban. Minutos más tarde un grupo de vándalos ingresó a la estación de Transmilenio de Terreros y comenzó a destruirla, mientras personas desde afuera les gritaban que no dañaran lo que era de todos; esta estructura sufrió graves daños.

Así quedó la estación Terreros de Transmilenio en Soacha

Pero el caos apenas comenzaba y la policía parecía débil e incapaz de controlar la situación, y los enfrentamientos se extendieron a zonas como San Mateo, Compartir, Indumil y Terragrande, entre otros.

En Compartir varios jóvenes quisieron tomarse la estación de policía e hicieron presencia en otros sitios de la comuna uno, mientras que en Terragrande la comunidad del conjunto sufrió las consecuencias de los enfrentamientos.

“Estábamos mirando las protestas cuando llegó la tanqueta con el Esmad, comenzaron a lanzar gases lacrimógenos, a mí me alcanzó a caer uno y gracias a varios vecinos pude recuperar a mi hija.  Me parece que es un delito contra las personas que estábamos dentro del conjunto porque se atrevieron a lanzar sus gases sin importar la presencia de niños y adultos”, dijo una residente de Terragrande.

Pero otros rechazaron tajantemente los actos vandálicos. “Esa no es manera de protestar, eso es delincuencia y vandalismo. Dañar la estación de Transmilenio y romper vidrios de locales comerciales y casas nos cuesta a todos; me parece que a estos jóvenes les falta mano dura y acciones contundentes porque eso no es una protesta”, aseguró un residente de Compartir.

Finalmente, y ya en horas de la madrugada, la policía tomó el control, pero con un balance negativo para la ciudad. Aún no se conocen cifras de heridos o personas lesionadas, capturados e infraestructura dañada; lo que sí se conoce es el grave daño que sufrió la estación de Transmilenio de Terreros.