La asamblea de la Dimayor no determinó la reanudación de la Liga, cada club deberá implementar los protocolos de bioseguridad y Jorge Enrique Vélez continúa al frente de la entidad.

La reunión extraordinaria de carácter ordinario que realizó la Dimayor con sus 36 clubes tenía varios objetivos: evaluar el contrato de los derechos de televisión, establecer los protocolos de bioseguridad, definir y evaluar la gestión y continuidad de Jorge Enrique Vélez como presidente de la institución y pactar la fecha de regreso del fútbol profesional masculino y femenino en Colombia.

Las conclusiones a las que llegaron en la polémica asamblea, en la que se presentaron varias discusiones acaloradas fueron pocas y poco concretas.

Aunque los estados financieros fueron aprobados y se recibió el informe de gestión de la administración, en las votaciones quedó una vez más en evidencia la división que hay entre los presidentes de los clubes de primera y segunda división. La continuidad de Jorge Enrique Vélez al frente de la Dimayor contó con el respaldo de 22 dirigentes, el rechazo de 12 y el voto en blanco de dos.

El incumplimiento con el dinero por los derechos de televisión a lo largo del año es el principal argumento presentado por los representantes de Santa Fe, Eduardo Méndez, y Patriotas, César Guzmán, quienes estuvieron manifestando a lo largo de este mes de junio sus diferencias con la administración del antioqueño, que se trasladó a una carta firmada por 13 presidentes o accionistas de los equipos afiliados a la Dimayor para sentar su postura como opositores de la gestión que se viene realizando desde presidencia.

En la jornada también se estudiaron las propuestas de varias empresas que participaron en la convocatoria para la implementación del protocolo de bioseguridad. Luego de varios análisis por parte del comité encargado se llegó a la conclusión de que ninguna cumplía con los requisitos y criterios necesarios para el buen regreso del fútbol en Colombia. Debido a esto se estableció que cada club debe conseguir el laboratorio o empresa que garantice los cuidados y la salud de todos los integrantes del plantel. La decisión deja varias preguntas sobre la organización de los clubes del fútbol profesional y de los dineros que puedan invertirse en los protocolos de bioseguridad, pues una falta de uniformidad en el proceso podría afectar y posponer el desarrollo de las fases de iniciación a entrenamientos y partidos.

Habrá que ver, además, qué dice el gobierno el respecto, pues la idea era unificar criterios con una sola firma y así mismo evaluarla.

La única medida que se logró establecer sobre el reglamento del balompié nacional fue el regreso de siete suplentes en el banco, esto como medida relacionada con los cinco cambios que permitió la FIFA en el regreso del fútbol en medio de la pandemia del COVID-19.

En la próxima asamblea extraordinaria de la Dimayor, se definirá la reforma de los estatutos y reglamentos de la Liga Betplay, Torneo Betplay, Copa Betplay y Liga Femenina para el segundo semestre de 2020. Los directivos del fútbol están lejos de unirse y comenzar a tirar para el mismo lado, por lo que los tiempos para que ruede la pelota se siguen alargando.

Fuente: ElEspectador.com