Inconformes con algunos puntos del convenio de movilidad firmado el pasado 8 de noviembre entre las autoridades de Soacha y Bogotá, los taxistas del municipio amenazaron de nuevo con bloquear la Autopista Sur a la altura del Centro Comercial Mercurio. Al final lograron dialogar con el alcalde Juan Carlos Nemocón para buscar soluciones a las inconformidades de los transportadores.


Son ya casi cinco meses los que han pasado desde el día que se firmó el convenio entre el municipio de Soacha y la ciudad de Bogotá, el mismo que sirvió para poner fin a los impedimentos que los taxistas tenían de ejercer libremente sus labores en estos dos lugares. Sin embargo, todavía existen algunas restricciones que los taxistas de Soacha consideran que benefician más a sus colegas de Bogotá, siendo esta una de las razones que los motivó a organizar un bloqueo sobre la Autopista Sur, el cual al final no se llevó a cabo gracias a que se logró establecer diálogo con el Alcalde Nemocón.

“Lo que buscamos aquí es una respuesta del alcalde porque sentimos que nos han dejado solos en este proceso y no se han interesado en apoyarnos después de que se realizó la firma del convenio entre Soacha y Bogotá, dejándonos a la deriva en el tema de la movilidad desde y hacia Bogotá”, manifestó uno de los taxistas afectados.

Según Ernesto Muñoz, presidente del sindicato de taxistas de Soacha, el día domingo se llevó a cabo una reunión en donde se logró un acuerdo con los sindicatos de taxistas de Bogotá en el que ellos aceptaron de manera más consciente la abolición de la planilla y la libertad de trabajo en ambas ciudades, teniendo en cuenta que este tema generó disputas en ocasiones pasadas. Por tal motivo se plantea realizar otra reunión antes del próximo fin de semana, con el objetivo de proceder a una modificación del convenio debido precisamente a dos inconformidades específicas y teniendo en cuenta que al momento de su firma, se dejó abierta la posibilidad de modificarlo en cualquier momento.

“Lo primero que se quiere modificar es la cláusula que dice que los taxistas podrán llevar la carrera a Bogotá pero tendrán que devolverse desocupados a Soacha, o en su defecto con alguien que venga hasta el municipio, y los de Bogotá lo mismo, sólo que usted sabe que en Soacha el que coge un taxi va es para Bogotá y es muy poca la gente que de Bogotá viene a Soacha en taxi; o sea los de la capital prácticamente quedaron ganando todo en el convenio y nosotros perdiendo”, señaló el dirigente gremial de este grupo de transportadores.

Referente al diálogo con el alcalde municipal, Muñoz destacó la disposición del mandatario al momento de conversar con los representantes de los taxistas y dijo que es un ejemplo a seguir por la Gobernación de Cundinamarca para facilitar las cosas. Así las cosas, faltaría únicamente la articulación con el Ministerio de Transporte y la Alcaldía de Bogotá con el fin de organizar una tercera reunión en donde se debata el tema de la movilidad de los taxistas de Soacha en Bogotá y viceversa , modificando así el documento que contiene las cláusulas del convenio firmado.

“El otro punto en el que se ha mostrado total inconformismo, sobre todo en los sindicatos de Bogotá, es un párrafo que le ordena a la alcaldía de Soacha adelantar un estudio de la demanda del servicio, que por lo general se hace es para solicitar más cupos, entonces los taxistas de Bogotá no están de acuerdo con eso porque una vez que se realice dicho estudio, pues sencillamente Soacha reúne todos los requisitos para que se lo aprueben y una vez se pase al ministerio, éste no le queda otra alternativa que aprobar los cupos que se han solicitado”, reiteró Muñoz.

En síntesis, el gremio de taxistas del municipio prefiere que se dé un margen de dos a tres años para verificar con calma mediante un censo cuántos taxistas de los que trabajan en Bogotá viven en Soacha y de este modo determinar si vale la pena realizar dicho estudio.

“Yo no creo que ni el alcalde encargado de Bogotá ni el de Soacha, viendo que hay buena disposición para solucionar el tema, se vayan a negar, más cuando en este momento ya estamos unidos los 51.000 taxistas de Bogotá con los 300 de Soacha, entonces no creo que ellos se arriesguen a que en un momento dado se modifique eso porque aquí estamos hablando como una sola organización”, concluyó Ernesto Muñoz.

Por último, hay que recordar que el bloqueo al final no se efectuó gracias a que se logró llegar a un acuerdo a tiempo entre taxistas y administración municipal.