Más de 400.000 personas suscritas al Sisbén (régimen subsidiado) en Kennedy, Puente Aranda, Fontibón y Bosa podrán disponer de los servicios del nuevo y moderno hospital que se construirá en esta última localidad. Una de sus características es que será especializado en la atención de adultos mayores.

El Hospital de Bosa le aportará a la ciudad 215 nuevas camas y se concentrará, además, en la prestación de servicios de mediana y alta complejidad, orientado a la atención de pacientes crónicos con enfermedades cardiovasculares, renales, diabetes y osteoartritis, entre otras.

Gracias a la gestión y liderazgo del alcalde Enrique Peñalosa, el Concejo de Bogotá aprobó vigencias futuras por un billón de pesos para su construcción y dotación.

Los recursos incluyen el diseño final del hospital, construcción y dotación completa, el mantenimiento de la infraestructura y la contratación de servicios de vigilancia, aseo y desinfección, entre otros. Así como el mantenimiento y reposición de los equipos hospitalarios. La operación estará a cargo del Distrito, con personal de la Subred Integrada de Servicios de Salud Sur Occidente.

La aprobación del proyecto se produjo luego de que el Concejo declarara la importancia estratégica de la construcción del nuevo Hospital de Bosa, reconociendo que se trata de una iniciativa que responde a la necesidad de llevar servicios de salud eficientes, oportunos y de calidad a los habitantes del sur occidente de Bogotá.

Posteriormente se realizará la apertura de la licitación y se adjudicará la obra en el mes de noviembre de este mismo año. Se prevé que se inicie su construcción en el segundo semestre de 2020 y se espera que el Distrito  ponga en funcionamiento el nuevo Hospital de Bosa en marzo de 2023.

Su construcción se realizará mediante el esquema de Asociación Público Privada (APP), un modelo en el que no se desembolsará dinero público hasta que el contratista no haya entregado la totalidad de la obra en las condiciones requeridas y estipuladas en el contrato inicial. Esto permite garantizar que los recursos de Bogotá sean bien utilizados y se proteja la inversión en el sistema de hospitales públicos.