Obama vino a Cartagena pensando más en las próximas elecciones de su país que en la agenda continental

Contrario a la Cumbre de las Américas, la cual no obtuvo el consenso en los temas cruciales, la Cumbre de los Pueblos, llamada la Verdadera Voz de las Américas no solo culminó con éxito en medio de un ambiente de solidaridad y de integración, sino que, además, dejó consignado en forma categórica en su Declaración Final que Estados Unidos no puede seguir imponiendo la agenda hemisférica; continuar con el bloqueo económico a Cuba y dando la espalda a la soberanía legítima de Argentina sobre la Islas Malvinas, temas en lo que coincidieron plenamente los presidentes de Argentina, Cristina Fernández y Evo Morales de Bolivia.


Mientras en la cumbre oficial no se logró un mínimo acuerdo entre los jefes de Estados para emitir una comunicación oficial sobre los resultados de la misma, el mensaje de la Declaración de la Cumbre de los Pueblos urge encontrarle a los problemas del hemisferio una solución política y dialogada tal como lo vienen planteando instancias de cooperación regional como Unasur y la Celac.

Enrique Daza, vocero oficial de la Cumbre de los Pueblos, calificó de “estruendoso fracaso” la VI Cumbre de las Américas, resaltando que el disenso que primó en sus deliberaciones indica que Estados Unidos constituye un serio obstáculo para avanzar hacia una verdadera integración y cohesión política de la región.

Además, explicó que para debatir los temas objeto de la cumbre oficial no era necesario convocarla porque sobre ellos existe prácticamente unanimidad dada su insustancialidad y son los mismos de la agenda que se ocupa la OEA. Una cumbre como la de las Américas, agregó Daza, debe servir para debatir aquellos aspectos que generan controversia y suscitan conflictividad en la región y encontrar un consenso, de lo contrario terminan como la de Cartagena.

Esta cumbre “lánguida y triste” en palabras de Daza, solo sirvió para que el gobierno colombiano se gastara una fortuna para presentar la Cartagena de Indias de la foto y contribuir con ello a mejorar la imagen internacional del presidente Juan Manuel Santos.

Sin embargo, el esquema de este tipo de cumbres está agotado, acotó el vocero de la Cumbre de los Pueblos, pues mientras Estados Unidos busque por todos los medios continuar imponiendo la agenda hemisférica asumiendo actitudes prepotentes, las relaciones continentales no tienen ningún futuro. “El presidente Obama vino a Cartagena pensando más en las próximas elecciones presidenciales en su país que en la agenda continental”, dijo Daza.

Resaltó la actitud de los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos (ALBA) que anunciaron que no participarán en próximas cumbres de las Américas mientras persista la visión hegemónica de Washington y no se incluya a Cuba y temas vertebrales como el de la soberanía argentina en las islas Malvinas y la lucha contra el consumo de drogas sicotrópicas.

Finalmente, Daza dijo que no obstante el intento del gobierno de Colombia de invisibilizar la Cumbre de los Pueblos, los resultados de ésta última están a la vista por el éxito de su asistencia y la participación activa de representantes de los más diversos movimientos sociales del continente. En cambio, añadió, en la cumbre presidencial debieron cooptar unos sectores de la denominada sociedad civil para darle un barniz de participación.

En tanto que la cumbre presidencial cerró en medio de discordias, escándalos e inconformidad, la de los Pueblos concluyó con una nutrida marcha para significar el espíritu de integración y unidad latinoamericana.

cargando...