En la madrugada el pasado domingo, el presidente de Asojuntas comuna uno, Héctor Bayona, fue atracado y golpeado por varios delincuentes, entre ellos dos venezolanos. Pero según los mismos residentes, la ola de robos se extiende al sector de la  terminal en Ciudad Latina y otros barrios de la comuna uno, donde los delincuentes actúan especialmente entre las 4:30 a.m. y las 6:30 de la mañana.

Cuenta el presidente de Asojuntas que  el pasado domingo,  a eso de  las 5:50 am, se dirigía a la iglesia de Compartir para escuchar la eucaristía, cuando fue sorprendido por los delincuentes. “Pasaba por el sector de la 10F y 10G con 20, cuando salió un tipo armado, me cogió y me llevó hacia una calle escondida,  allá estaban esperando dos más, también armados,  y me dijeron que les entregara lo que tenía. Yo procedí a entregarles todo, no puse resistencia, pero me pegaron, me partieron los huesos de la nariz y ahora tengo que hacerme cirugía”, narró el líder.

 El directivo comunal aseguró que lo que le pasó a él, es sólo uno de los tantos casos que suceden en la comuna uno.  “A  diario ocurren estas situaciones y no hay  acciones del gobierno ni de las autoridades para disuadir a los delincuentes. Ellos salen corriendo, se esconden y vuelven a salir;  eso es así todas las mañanas. A muchas personas les ha sucedió lo mismo, salen a trabajar y las atracan. Esto sucede periódicamente en algunos sectores de la comuna uno porque no tenemos autoridad, ojalá que en este nuevo gobierno  se vea esa autoridad y que las bandas delincuenciales desaparezcan porque además se dedican a la distribución de estupefacientes”, sostuvo.

Dice don Héctor que en la banda que lo atracó había dos venezolanos. “Cómo es que vienen al país a atracarnos, a agredirnos y no hay autoridad, el gobierno debería identificarlos, no discriminarlos, pero sí actuar para sacarlos cuando cometan un delito”.

Entre tanto, el presidente de la Junta e Acción Comunal de Compartir, Heriberto Ramírez, aseguró que la ola de atracos en la zona es constante.  “Hoy fue el presidente de Asojuntas,  pero esto viene ocurriendo muy a menudo. Por ejemplo  en la calle 18 y en la Terminal, semanalmente me abordan personas a comentarme  que entre las 4:30 a.m. y las 6:30 a.m.  hay un par de grupitos que están  atracando, quitándole al trabajador sus cosas, a veces hasta el talego donde lleva la lonchera, o los 2 mil pesos del bus, esto es muy continuo”.

Según Ramírez, el sitio donde atracaron al presidente de Asojuntas  es muy álgido, queda a tan solo dos cuadras de la Estación de policía  y las autoridades no hacen nada.   “Ahí hace años me atracaron, me quitaron el celular y 52 mil pesos;  en el gobierno pasado estuvimos gestionando unas cámaras porque están haciendo mucha falta, la idea es  que sean apoyo para que la Policía combata a la delincuencia, pero uno ve que le ponen  tanto lío, incluso  para uno poder ir a mirar cuando ocurren los casos, le ponen a uno más traba que al delincuente, muy complicado. Además ese  cuento que nos falta policía, ¿será cierto?, ¿no será calidad lo que nos falta más bien?”.

El presidente de la JAC invitó a la Policía a actuar con más contundencia y a planear mejor las acciones. “El delincuente ya sabe de los operativos, saben  que si hoy lo hacen, el otro será hasta dentro de un mes. Además  a mí me llama la atención que el jueves o viernes vi que  la policía llevaba  7 personas y estaban recogiendo más, pero al otro día no había nadie en la estación, entonces, ¿qué los hacen?, ¿quién le soluciona a estas personas la problemática en horas de la noche?, esto causa desconfianza”, añadió.

Así mismo, los dos líderes  denunciaron que están señalados por los delincuentes, y solicitaron apoyo y protección para continuar representando a la comunidad. “Varios directivos de la comuna que han denunciado cosas, primero saben los delincuentes quién los denunció antes que la autoridad, entonces toca buscar protección bajo cuenta y riesgo de uno mismo”, aseguró Héctor Bayona.

Finalmente, el presidente de la JAC de Compartir sostuvo  que en el sector  hay  mucho rumor sobre amenazas a ellos como líderes.

“La semana pasada fui a pedir una escalera y me sugirieron que le dijera a alguien que me la sostuviera, pero que tuviera cuidado no hay fuera que me consiguiera a uno de esos que me tienen ganas, eso llama la atención, ¿qué habrá escuchado la gente? Otro día me cogió la noche y un comerciante me preguntó, ¿usted qué hace a esta hora por acá?, con las ganas que le tienen. Son comentarios que uno escucha  y que preocupan”, concluyó.