Otro ejemplo de la lentitud con que se desarrollan las obras en Soacha

Habitantes del barrio Valles de Santa Ana, ubicado en la comuna uno de Soacha, manifestaron estar preocupados y molestos debido a la falta de cumplimiento en el desarrollo de las obras de saneamiento que se están ejecutando sobre la carrera 10 A y la calle 6 este del sector de Ducales.


En abril se dio comienzo a las obras de saneamiento con las que se pretendía modernizar el alcantarillado de aguas lluvias y residuales del barrio Valles de Santa Ana en el sector de Ducales. Según los habitantes, la constructora encargada del proyecto aseguró a la comunidad que los trabajos se concluirían a principios del mes de Junio. No obstante, hasta el momento se ha realizado poco menos de la mitad de lo prometido.

Arcesio Torres, presidente de la Junta de Acción Comunal de Valles de Santa Ana, explicó las posibles causas del atraso en la entrega de las obras de saneamiento.

“Los obreros trabajan por tramos y por ratos, si rompen en algún lado laboran durante una o dos horas y después se van, argumentando que tienen que ir a otro proyecto, por lo tanto dejan todo abandonado sin tener en cuenta de al menos tapar con tablas lo que abren, incluso mientras están aquí es muy poco lo que hacen, puesto que habitualmente se les observa viendo televisión o tomando tinto en los establecimientos de la cuadra”, manifestó el líder comunal.

Los residentes de la carrera 10 A aseguran que el manejo que hasta el momento se le ha dado a las obras ha sido pésimo, puesto que los trabajadores permiten que las alcantarillas que reciben las aguas residuales se rebosen y generen serias condiciones de insalubridad para habitantes y dueños de establecimientos comerciales dedicados a la distribución y servicio de alimentos, ya que se perciben olores fétidos y proliferación de roedores.

Heidi Salcedo, dueña de un restaurante ubicado sobre la 10 A, relató los inconvenientes que le ha generado el cuestionable manejo de las obras: “En varias ocasiones se me ha inundado el restaurante con aguas residuales y con ellas vienen toda clase de animalitos muertos, principalmente ratas, hechos que me perjudican demasiado porque estamos hablando de un negocio de comidas y de la salud de mis clientes. En una ocasión que se inundó el local, le reclamé a uno de los trabajadores y le pedí que en lo posible solucionaran pronto la situación, pero su respuesta fue: `pues limpie`”, contó la propietaria.

Ligia Neira, habitante afectada, denunció el desorden generado sobre la cuadra, pues además de la falta de atención a las obras de saneamiento, el material utilizado es ubicado en sitios que afectan directamente las residencias debido a que obstaculizan las puertas y generan otros inconvenientes.

“Dejaron una montaña de recebo sobre la fachada de mi casa, en un principio no vi ningún problema pero con los días se tornó una situación supremamente incómoda para mi familia, porque los perros hacen sus necesidades sobre el material y nadie lo limpia, sumado al fuerte olor que tenemos que soportar todos los días y el constante tierrero, la situación se ha vuelto desesperante y cada vez vemos esto más demorado”, argumentó la habitante.

Lo más preocupante de la situación, según los residentes, es que al parecer han abandonado las obras puesto que hace más de una semana no han visto a nadie trabajando sobre las calles agujeradas, y la falta de cultura de los transeúntes agrava la situación porque arrojan basura a las alcantarillas abiertas, lo que ha provocado que se rebosen con facilidad y que el olor se torne más fuerte.

Por su parte, uno de los contratistas encargado de las obras explicó una de las posibles razones del atraso y habló del plazo para solucionar el problema generado por las aguas residuales.

“Lo que pasa es que para poder desviar las aguas residuales debemos hacer un pozo que las conecte con otro ya existente, porque mientras las alcantarillas estén rebosadas no podemos trabajar sobre ellas. En el plazo de esta semana ya habremos solucionado ese inconveniente para poder avanzar con la obra y terminarla lo más pronto posible”, explicó el trabajador.

Para concluir, la comunidad pide a los entes responsables del control del proyecto que supervisen el trabajo y avance de la empresa constructora Vintico, con el fin de garantizar la pronta culminación de la actualización del alcantarillado.