Esta vez el epicentro de la intolerancia fue el barrio Olivos II sector, donde anoche se registró una riña entre dos individuos, uno de los cuales disparó el proyectil que acabó con la vida del pequeño Andrés Repizo de 11 años de edad.


Jornada-cambio-verde-soacha

Jornada-cambio-verde-soacha

Los hechos se presentaron hacia las 8:10 pm, cuando el menor junto con sus dos hermanos acompañaba a su madre a comprar el desayuno del día siguiente. En ese momento la madre del pequeño Andrés entabló conversación con una vecina que pasaba por el lugar, cuando de repente se escucharon 3 o 4 disparos sin que alguien se percatara que uno de estos alcanzó al niño.

Luego de la confusión la madre de la víctima se dio cuenta de lo que había sucedido, y (de acuerdo a lo que indican los vecinos) aunque pidió ayuda a los curiosos que se asomaron por las ventanas de las viviendas, estos no salieron por miedo a que se presentara un nuevo acto de violencia. Después de eso Andrés fue llevado al Hospital de Bosa, donde a pesar de llegar con signos vitales, falleció minutos más tarde.

Frente a los hechos circulan dos versiones. La primera asegura que se trató de una riña entre dos sujetos y la segunda habla sobre un eventual enfrentamiento entre pandillas que hacen presencia en el sector. Sin embargo la versión que fue validada por las autoridades tiene que ver con la pelea entre los individuos ya mencionados.

Respecto a lo anterior, el Secretario de Gobierno de Soacha Rafael Mariño, aseguró que se hizo presencia en la zona para dialogar con la comunidad y los familiares del menor a fin de determinar las circunstancias e identificar a los móviles del hecho. En el sitio además estuvo la Policía y la Sijín, quienes hicieron las labores propias del caso, el cual ya está en Medicina Legal y en este momento (según Mariño) cursa una investigación por parte de la Sijín, de la que se espera arroje importantes resultados.

De otra parte, el Secretario de Gobierno informó que desde que asumió el cargo en marzo pasado han ocurrido dos casos de muertes por balas perdidas, el de ayer en Olivos y uno más en la comuna uno, del cual indicó que el responsable ya está en juicio y esperando sentencia.

Del pequeño Andrés basta decir que era un gomoso del fútbol, estudiaba en el Colegio Carlos Albán Holguín de Bosa y que la intolerancia e irresponsabilidad de un par de desconocidos le impidió celebrar mañana, junto a su familia, su cumpleaños número 12.