Se trata de Monseñor José de Jesús Pimiento Rodríguez, arzobispo emérito de Manizales, y quien al tener más de 80 años no es elegible para votar por el próximo papa.


El Papa Francisco nombró este domingo a 20 nuevos cardenales que se sumarán al grupo que escogerá a su sucesor, con elecciones que fortalecieron a la Iglesia Católica Apostólica Romana en América Latina, África y Asia, alejando su centro de poder del mundo desarrollado.

Por Colombia se eligió a Monseñor Pimiento quien tiene 95 años de edad y, según la Conferencia Episcopal, “es una tradición que cuando se convoca un consistorio, se designe a algunos cardenales por encima de la edad” de retiro forzoso, de 75 años.

“Es un reconocimiento a su vida y ministerio pastoral”, agregó el Episcopado sobre monseñor Pimiento, nacido en Zapatoca, en el departamento de Santander (noreste), el 18 de febrero de 1919 y ordenado presbítero el 14 de diciembre de 1941.

Se trata de la segunda vez que el pontífice, de 78 años, ha utilizado la creación de nuevos dirigentes para dar su marca a la Iglesia católica de 1.200 millones de fieles. Los dos grupos de nuevos cardenales aumentan la probabilidad de que el próximo Sumo Pontífice sea no europeo, al igual que Francisco.

Sólo uno de los 15 cardenales electores es de la Curia, la administración central del Vaticano, que Francisco ha prometido que modernizará. El mes pasado, el Santo Padre dijo que la Curia estaba infectada por la ambición, las intrigas y la codicia, y que sufría de un “Alzheimer espiritual”.

Los nominados por Francisco representan ahora a un cuarto de los 125 “cardenales electores” menores de 80 años -lo que podría influir en la elección de un nuevo papa cuando el actual Sumo Pontífice muera o renuncie.

Francisco leyó los nombres de los 20 nuevos cardenales, 15 de los cuales son electores, ante decenas de miles de personas en la Plaza San Pedro durante la oración del Angelus el domingo.

Los nuevos electores proceden de países entre los que se encuentran Italia, Francia, Portugal, Etiopía, Nueva Zelanda, Vietnam, México, Myanmar, Tailandia, Uruguay, España, Panamá, Cabo Verde y Tonga.Nueve de ellos vienen de países del mundo en desarrollo.

Los nuevos cardenales hispanoamericanos son monseñor Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, México; monseñor Daniel Fernando Sturla Berhouet, arzobispo de Montevideo, Uruguay; monseñor José Luis Lacunza Maestrojuan, obispo de David, Panamá y monseñor Ricardo Blázquez Pérez, arzobispo de Valladolid, España.

Es la primera vez que se nombran cardenales de Myanmar, Tonga y Cabo Verde, dijo el portavoz del Vaticano padre Federico Lombardi.

El Santo Padre “no se siente encadenado a la tradición” de que las grandes ciudades en Italia, u otras partes de Europa o Estados Unidos, deban tener cardenales automáticamente para liderarlas, agregó Lombardi.

No se escogieron nuevos cardenales de Norteamérica debido a que su cantidad “ya es considerable”, dijo Lombardi. Hay 15 cardenales electores en Estados Unidos y Canadá.