Con una inversión de 67 mil millones de pesos se firmó hoy un convenio interadministrativo para elaborar los insumos técnicos y recomendaciones para la delimitación de páramos y humedales de las cuencas hidrográficas afectadas por el Fenómeno de la Niña en 2010 y 2011.

El convenio, liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), lo suscribieron la gerente del Fondo de Adaptación, Carmen Arévalo, y la directora del Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander Von Humboldt. Además contará con la participación del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), y el IDEAM.

«Con esta iniciativa se fortalecerán los procesos de Ordenamiento Ambiental del Territorio para reducir las condiciones de riesgo en las principales cuencas que fueron impactadas por el Fenómeno de La Niña», explicó Carmen Arévalo, gerente del Fondo Adaptación, al destacar la importancia de esta iniciativa que surge de una recomendación del Ministerio de Ambiente.

Añadió que la delimitación de humedales permitirá que los municipios tengan en cuenta que en dichas áreas no se debe permitir asentamientos humanos, ni usos agropecuarios o actividades que puedan verse afectados durante épocas invernales.

Con relación a los páramos «la delimitación es importante dado que los procesos de degradación de estos ecosistemas contribuyeron, en la última temporada invernal, a fenómenos catastróficos aguas abajo, como inundaciones, deslizamientos y avalanchas», manifestó la directora del Humboldt.

Es necesario tener en cuenta que «los páramos, por ser estratégicos para la producción y regulación del agua, deben ser delimitados para ser incorporados a los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas (POMCAS), y se eviten actividades productivas que contribuyan a su degradación o a la pérdida de su capacidad de regulación hídrica», sostuvo la gerente del Fondo Adaptación.

La información que se produzca será un insumo para la toma de decisiones en desarrollo de actividades de reconstrucción, reubicación de viviendas y de vías, entre otros, en las diferentes zonas que son afectadas por las inundaciones, deslizamientos y avalanchas.

«Para el IAVH el convenio representa la oportunidad de consolidar el proceso de producción y síntesis de información científica acerca de estos ecosistemas estratégicos e influir positivamente en la planeación ecológica del territorio», señaló Brigitte Baptiste.