Esta institución se construyó en un espacio de invasión debido a la necesidad urgente de un colegio para beneficiar a los niños y jóvenes del sector que clamaban por cupos educativos en su comunidad. Sin embargo, se han presentado varios problemas debido a la legalidad del territorio donde se encuentran las instalaciones del plantel.


En el barrio El Porvenir existe una disputa entre la Junta de Acción Comunal y la Junta “Prodesarrollo” por las escrituras del lote donde fue construido el colegio; la mayoría de la población apoya la iniciativa de la institución educativa para mantenerse en este lugar, incluso la alcaldía municipal y varios concejales han mostrado su respaldo hacia los docentes y estudiantes.

El colegio basa sus recursos en donaciones de colectivos juveniles, fundaciones y actividades empresariales propias de la institución como bazares y bingos en los que logran reunir lo necesario para sobrevivir económicamente y cubrir los gastos de la lucha legal por los terrenos.

A continuación, los detalles de la problemática y la campaña del colegio El Porvenir contados en Periodismo Público Radio por Dora Morales, vocera de los padres de familia: