La modificación que los propietarios le han venido haciendo a las casas bifamiliares en Compartir, comuna uno de Soacha, se volvió un dolor de cabeza. Algunos aseguran que están en todo su derecho, pero  otros denuncian que se construye ilegalmente.

Hace más de 25 años se entregaron alrededor de 5.600 casas bifamiliares en Compartir, una edificación de dos pisos para dos familias con entradas independientes. En ese tiempo, por medio de acuerdos entre vecinos, la mayoría amplió su vivienda conforme a las posibilidades de espacio; sin embargo en la actualidad algunos propietarios enfrentan procesos jurídicos por realizar dicha construcción sin permiso de Curaduría y Planeación Municipal.

Si bien al comienzo los dos propietarios (primero y segundo piso) hicieron las modificaciones de común acuerdo, nunca se pidió permiso al municipio.

Con el tiempo comenzaron los problemas porque algunos incumplieron lo pactado y se presentaron afectaciones, especialmente al que residía en el primer piso. Eso conllevó a quejas y demandas,  y por su puesto a una intervención de las autoridades municipales.

Sobre los años 2013 y 2015 se empezaron a agudizar las demandas y el municipio comenzó a intervenir, hasta el punto que salieron fallos administrativos para demoler algunas construcciones.

Por ese tiempo, la Dirección de Apoyo a la Justicia inició procesos de investigación debido a que los propietarios  realizaron  ampliaciones en sus viviendas, incumpliendo la normatividad.

Luego se ordenaron algunas demoliciones, pero los perjudicados alegaron que en ese orden tenían que tumbar la mayor parte de construcciones porque más del 90% de los propietarios hicieron ampliaciones.

“Es que en ese tiempo no había una ley que lo prohibiera, entonces el municipio no puede venir a tumbar porque todo se ha hecho de común acuerdo entre los dos propietarios de la vivienda bifamilair”, aseguró uno de los implicados.

Pero otros consideran que la construcción original se debe respetar porque son viviendas que se entregaron para no ser modificadas.  

“Los propietarios de los segundos pisos están construyendo sin permiso del dueño del primero y sin licencia de planeación, vulnerando los derechos de las demás  personas quienes  por miedo a represalias  no hablan y además desconocen sus derechos y las cláusulas de la escritura pública. También existe el mal uso del espacio público, el cual es para tenencia de carros y nada más. Esto es en la calle 20 sur con carrera 6c y alrededores”, aseguró una residente de Compartir.

Lo cierto es que el municipio tiene en la mira esta problemática y deberá sentarse con los propietarios que enfrentan este delicado problema para resolver si se legalizan todas las construcciones o se demuelen.

Por Ricardo G.

Puede recordar: Ampliación de viviendas sin licencia de construcción tiene en aprietos a los habitantes de Compartir.