Son 845 detectores de metal que la Alcaldía de Bogotá le entregó a la Policía; la idea es priorizarlos para los puestos de control.

La alcaldía entregó estas herramientas a la Policía para facilitar el trabajo de las requisas que se realizan en las zonas más críticas de la ciudad, incluyendo Transmilenio y las ciclorrutas.

Lo que dijo la alcaldesa Claudia López es que, con los detectores, “la Policía puede identificar cualquier objeto de metal que alguien porte, por eso los vamos a distribuir entre los 30 puestos de control móvil que tendremos en toda la ciudad, sobre todo en los sitios críticos”, sostuvo.

La apuesta es desarmar a la ciudadanía, especialmente a los delincuentes, lo que en palabras de la mandataria, “ayudará a evitar homicidios, porque el que tenga un arma está dispuesto a agredir a alguien”.

Finalmente, el comandante de la Policía de Bogotá, mayor general Óscar Gómez, aseguró que los detectores “van a permitir que el policía requise mucho más fácil y evite tener más contacto con el ciudadano”, puntualizó.