La Policía frustró hoy un atentado con explosivos contra la sede la Fiscalía regional de Fusagasugá.


El ataque, que según las autoridades iba a ser realizado por las Farc, consistía en hacer explotar diez kilos del explosivo C4 y R1 que habían sido dejados en la sede de los juzgados y la Fiscalía. Una llamada anónima alertó a las autoridades y de inmediato grupos anti explosivos de Cundinamarca llegaron al lugar y comprobaron la veracidad de la información.

Los técnicos antiexplosivos de la Policía Nacional, con la ayuda de caninos, establecieron que se trataba efectivamente de un elemento con algun tipo de explosivo. De inmediato acordonaron la zona y evacuaron las viviendas y aficinas vecinas.

Los explosivos estaban en una caneca plástica y al parecer iban a ser activados a control remoto. El operativo duró cerca de dos horas y la carga se activó de manera controlada por las autoridades.