En varios allanamientos realizados en diferentes municipios de Cundinamarca, la Policía incautó 600 celulares robados que en lugar de batería tenían papeletas de bazuco y marihuana.


La mayor parte de estos aparatos fueron encontrados en Soacha, aunque el operativo contra los delincuentes se extendió a otros municipios del departamento.

“Los delincuentes le sacan la batería y ahí introducen las papeletas de estupefacientes para burlar los controles de las autoridades judiciales”, explicó el coronel Fabio Castañeda, comandante de la Policía Cundinamarca.

El oficial dijo que el hallazgo es muestra de que los delincuentes se la siguen ingeniando para burlar los controles de las autoridades y que eso obliga a que la fuerza pública sea más ingeniosa para detener el actuar de quienes se dedican al microtráfico.

Castañeda manifestó además que los delincuentes buscan los celulares de mayor tamaño para transportar más cantidad de alucinógenos.

En los diferentes allanamientos la Policía incautó también más de seis mil dosis de bazuco, 11 armas de fuego, 3 mil CD’s piratas, 600 armas blancas y se logró la captura de 50 personas que quedaron a disposición de la Fiscalía.