“Los uniformados que efectuaron un procedimiento al estudiante de derecho en Bogotá “deshonraron el uniforme y violentaron las normas de comportamiento ético”, aseguró el ministro Carlos Holmes Trujillo.

El titular de la cartera de defensa  reconoció en la noche de este martes, en una sesión del Congreso, que la muerte de un hombre de 46 años en Bogotá, que desató una ola de protestas, es responsabilidad de los policías que intentaron detenerlo hace una semana.

“Unos policías mataron a un ciudadano colombiano, deshonraron el uniforme, violentaron las normas de comportamiento ético, desconocieron todo el esfuerzo de formación de la institución”, dijo el Ministro  durante su intervención como “invitado” en una sesión virtual del Senado.

Tras reconocer el hecho, el funcionario aseguró que “ya se están tomando las decisiones” del caso y que los dos policías involucrados en el arresto con violencia excesiva de Javier Ordóñez, en el cual usaron en repetidas ocasiones una pistola eléctrica Táser hace una semana, fueron suspendidos del servicio, mientras que otros cinco también están apartados del cargo mientras se hace la investigación.

“Serán las autoridades penales las que tomen las decisiones que correspondan según el nivel de responsabilidad que tengan, y de igual manera se viene actuando con otros policías que puedan estar presuntamente involucrados en violaciones a la ley”, sostuvo Holmes Trujillo.

Finalmente, Trujillo defendió la labor institucional de la Policía y dijo que así como se castigará a los responsables de la muerte de Ordóñez, también se buscará a los culpables de la ola de vandalismo que destruyó “la mitad de la infraestructura de seguridad de la capital colombiana”.

Fuente: elespectador.com