La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) hizo un llamado de prevención para disfrutar las fiestas sin pólvora ya que, además del riesgo que representa para quienes la manipulan, contiene sustancias altamente nocivas para la fauna y los bosques.

La entidad asegura que el ruido y los gases que genera la pólvora afectan a la fauna doméstica y silvestre generando desplazamiento de sus nidos, provocándoles estrés, nerviosismo e, incluso, comportamientos violentos. Las aves, por ejemplo, son altamente sensibles a las explosiones, en especial durante sus tiempos de descanso y de cría, por lo que estas detonaciones pueden afectar el ritmo cardíaco provocándoles infartos. Esa misma reacción la sufren los animales domésticos como gatos y perros, también las vacas y caballos.

Otro factor que impacta el ambiente es el residuo que dejan los juegos pirotécnicos al estallar o los globos que, al caer en las coberturas vegetales secas, provocan incendios forestales. Además, los compuestos químicos de la pólvora contaminan el aire y el agua.