Dos empresas escombreras además de cancelar una millonaria multa, deben restaurar el cauce natural de la quebrada «La Trompetica».


La Secretaría Distrital de Ambiente y la Alcaldía Local de Ciudad Bolívar, tomaron la decisión de suspenderle las actividades a las escombreras GeoBogotá y El Progreso, ubicadas en el barrio Arborizadora Alta de esa localidad. La razón es que las dos empresas rellenaron con toda clase de residuos el cauce de la quebrada «La Trompetica».

En el operativo, realizado por las autoridades, se evidenció que estas escombreras rellenaron el cauce del cuerpo de agua para facilitar el tránsito de sus volquetas con residuos mezclados con escombros; el resultado, pérdida del curso natural de la quebrada.

Además del cese de actividades, la Secretaría les abrió un proceso sancionatorio, el cual podría acarrearles multas de hasta 5 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes, es decir hasta 2 mil 575 millones de pesos.

Estas escombreras no implementaron ningún sistema de manejo de aguas superficiales y subterráneas, y contaban con elevados niveles de contaminación atmosférica, originada por la ausencia de brigadas de limpieza en las vías públicas del área de influencia del predio y por falta de humidificación en las vías internas.

Asimismo se evidenció el derrame de lubricantes en suelo blando y almacenamiento de combustible en recipientes de plástico a la intemperie, además los predios de GeoBogotá y El Progreso no cuentan con el cercado adecuado que garantice el aislamiento de sus actividades, lo cual ocasiona inseguridad y problemas a los vecinos del barrio Arborizadora Alta. Respecto al tema de seguridad industrial, se encontró que las empresas no contaban con señalización de la escombrera, y sus empleados no utilizaban casco, botas, guantes, gafas protectoras, tapones de oídos, ni chalecos reflectivos.

Las escombreras ubicadas en un sector alto de la montaña, no cuentan con una estructura que garantice la estabilidad de los taludes y que evite un deslizamiento. Por estar en una pendiente existe el peligro de un derrumbe por la remoción en masa y la caída de residuos y piedras a los predios vecinos dijeron los expertos de la Secretaría de Ambiente.