A pesar de las intervenciones realizadas por la administración municipal y la CAR para lograr la limpieza del río Soacha, en el barrio La Unión de la comuna dos varias familias se han visto perjudicadas debido a que en este sector no se ha llevado a cabo ningún tipo de mantenimiento al afluente.


río-soacha

río-soacha

Desde comienzos de año, la alcaldía municipal y la Corporación Autónoma Regional han manifestado su disposición para dragar los nueve kilómetros de ronda que comprende el río Soacha. Hace dos meses el proceso ya había alcanzado un 60 por ciento, sin embargo aún hay comunidades que aseguran ser afectados por la falta de mantenimiento del afluente.

En la comuna dos, exactamente en el barrio La Unión, el río Soacha no ha tenido ninguna clase de intervención desde hace siete años, motivo por el cual la comunidad ha manifestado su preocupación porque durante las fuertes lluvias el agua del afluente se devuelve por las cañerías de los hogares. La situación ya ha provocado en varias ocasiones pérdidas materiales y afectación a la salud de las familias damnificadas.

“A principio de año los ediles tuvimos una reunión con el alcalde municipal Eleázar González, ahí le manifesté la situación específica y me aseguró que en pocos días se estaría dragando la zona, sin embargo hasta el momento se ha adelantado gran parte de la intervención del río y nuestro sector sigue con la misma problemática”, expresó William Romero, edil de la comuna dos.

En La Unión las viviendas que presentan el problema están edificadas prácticamente sobre la ronda del río Soacha, pues no dejan más de dos metros entre la estructura y el centro del afluente, asimismo sus salidas de aguas residuales van directamente a las aguas del río, al igual que las de varias urbanizaciones que también fueron construidas a pocos metros del mismo.

En varias ocasiones el alcalde municipal y el director de la CAR regional Soacha, Gonzalo Rodríguez, han manifestado que este tipo de zonas, en las que no hay espacio para que la maquinaria ingrese a limpiar el sedimento, deberán ser intervenidas y dragadas a pico y pala por líderes, funcionarios y la misma comunidad.

No obstante, algunos residentes reconocen que para que se logre la intervención de dicho sector, es necesario que la comunidad se apersone del problema y apoye la labor de los líderes que han estado gestionando desde hace varios años la limpieza del río.

“He evidenciado los problemas que han tenido los vecinos que habitan sobre la ronda del río y en varias ocasiones han llegado a ser bastante graves, pero el lío es que dejan a las junta y a quienes trabajan solos en la gestión; ellos tampoco se comprometen a cuidar, no ayudan al mantenimiento ni se hacen presentes cuando los invitan para intervenir en pro de evitar inundaciones”, agregó Rocío Gutiérrez, habitante del sector.

Finalmente cabe aclarar que la falta de dragado sobre el sector actúa como una especie de “cuello de botella”, haciendo que el agua que baja de la comuna seis, donde ya se adelanta la intervención, se represe justamente al lado de las casas, siendo la causa de la devolución de las aguas a las viviendas.