La Fiscalía General de la Nación presentó ante un juez de control de garantías al ex director operativo de la Red Troncal de Alcantarillados de la Gerencia Corporativa del Sistema Maestro de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB), Carlos Alberto Acero Arango, por presuntas irregularidades en el proceso de contratación y vigilancia de las obras del interconector Tunjuelo – Canoas.

El 30 de diciembre de 2009, la EAAB suscribió con el Consorcio Canoas, del que hacía parte Odebrecht, un contrato por $243.117’273.906 para el diseño, construcción y puesta en operación del túnel Interceptor Tunjuelo Canoas que recibe las aguas residuales de los interceptores Fucha – Tunjuelo y Tunjuelo Bajo, proyecto priorizado en el plan de descontaminación del Río Bogotá.

El exfuncionario, como integrante del comité evaluador, el 23 de diciembre de 2009 habría descalificado al Consorcio Canoas porque no cumplía la experiencia técnica exigida; sin embargo, seis días después señaló que el oferente acreditaba la experticia requerida. Con este aval fue celebrado el contrato.

En las investigaciones hay indicios de que Acero Arango, supuestamente, cambió de parecer ante una posible cercanía con Orlando Fajardo Castillo, quien sería contratista oculto del Consorcio Canoas, representado formalmente por Cass Constructores, en cabeza de Carlos Alberto Solarte Solarte, y la constructora Norberto Odebrecht.

Posteriormente, Carlos Alberto Acero Arango, en el rol de interventor interno designado por la EAAB, al parecer, permitió que más de 48.000 millones de pesos de anticipo salieran de la cuenta bancaria autorizada a la entonces comisionista de bolsa Correval, a través de 34 transacciones.

Esta actuación habría vulnerado lo establecido en el contrato de obra, el Manual de Contratación y el Manual de Interventoría. El material de prueba da cuenta de que Orlando Fajardo Castillo, sin aparecer como integrante, socio, representante o apoderado de Canoas, dispuso de la suma del anticipo y la direccionó a la corredora de valores, con lo que se perdió el control y vigilancia sobre el uso de los dineros.

En ese sentido, un fiscal del Grupo de Tareas Especiales imputó al exfuncionario los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y peculado por apropiación en favor de terceros. Los cargos no fueron aceptados.

Por irregularidades detectadas en las fases previas y de ejecución del contrato son procesadas diferentes personas, entre ellas el exalcalde Samuel Moreno Rojas, el constructor Carlos Alberto Solarte Solarte, subcontratistas e interventores. Sin embargo, faltan otras por vincular para cubrir la totalidad de responsabilidades identificadas.

El 30 de diciembre de 2009, la EAAB suscribió con el Consorcio Canoas, del que hacía parte Odebrecht, un contrato por $243.117’273.906 para el diseño, construcción y puesta en operación del túnel Interceptor Tunjuelo Canoas que recibe las aguas residuales de los interceptores Fucha – Tunjuelo y Tunjuelo Bajo, proyecto priorizado en el plan de descontaminación del Río Bogotá.

El exfuncionario, como integrante del comité evaluador, el 23 de diciembre de 2009 habría descalificado al Consorcio Canoas porque no cumplía la experiencia técnica exigida; sin embargo, seis días después señaló que el oferente acreditaba la experticia requerida. Con este aval fue celebrado el contrato.

En las investigaciones hay indicios de que Acero Arango, supuestamente, cambió de parecer ante una posible cercanía con Orlando Fajardo Castillo, quien sería contratista oculto del Consorcio Canoas, representado formalmente por Cass Constructores, en cabeza de Carlos Alberto Solarte Solarte; y la constructora Norberto Odebrecht.

Posteriormente, Carlos Alberto Acero Arango, en el rol de interventor interno designado por la EAAB, al parecer, permitió que más de 48.000 millones de pesos de anticipo salieran de la cuenta bancaria autorizada a la entonces comisionista de bolsa Correval, a través de 34 transacciones.

Esta actuación habría vulnerado lo establecido en el contrato de obra, el Manual de Contratación y el Manual de Interventoría. El material de prueba da cuenta de que Orlando Fajardo Castillo, sin aparecer como integrante, socio, representante o apoderado de Canoas, dispuso de la suma del anticipo y la direccionó a la corredora de valores, con lo que se perdió el control y vigilancia sobre el uso de los dineros.

En ese sentido, un fiscal del Grupo de Tareas Especiales imputó al exfuncionario los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y peculado por apropiación en favor de terceros. Los cargos no fueron aceptados.

Por irregularidades detectadas en las fases previas y de ejecución del contrato son procesadas diferentes personas, entre ellas el exalcalde Samuel Moreno Rojas, el constructor Carlos Alberto Solarte Solarte, subcontratistas e interventores. Sin embargo, faltan otras por vincular para cubrir la totalidad de responsabilidades identificadas.

Fuente: Fiscalía.gov.co
Imagen: Consulobras