El primer sitio recreativo y de descanso que tuvo el municipio fue el parque Cagua, un lugar campestre donde las familias soachunas se reunían a jugar, caminar y realizar asados, mientras tomaban el sol y disfrutaban del paisaje, pero de todo ese inmobiliario, hoy sólo quedan recuerdos y ruinas porque el abandono es lamentable.


cagua-3.jpg

La Junta de Acción Comunal del barrio Cagua se encuentra en una encrucijada con el único parque que tiene la zona; sus habitantes y visitantes han sido testigos del deterioro que ha venido teniendo el lugar, ya que el municipio no se ha preocupado por su mantenimiento y recuperación.

Según la Junta de Acción Comunal, desde la administración de Darío Cabra no se le invierte un peso al parque, motivo por el cual todo el inmobiliario se ha venido deteriorando. “Las canchas de baloncesto no cuentan con cestas, los arcos de fútbol están viejos y oxidados, los rodaderos rotos y dañados, los columpios inservibles y todo en un abandono total. Cuando se construyó el parque las personas contaban con un kiosco que tenía servicio de baño, dulcería, heladerías y espacio para la administración del parque, pero lamentablemente al día de hoy, de todo ello, solamente quedan ruinas y un kiosco a punto de caerse a pedacitos”, dijo una líder comuna del sector.

Para entender lo que pasa con el parque Cagua, es necesario devolver el retrovisor hasta finales de los años 70 cuando Soacha estaba empezando a poblarse. En ese entonces era muy común que algunos predios fueran donados por privados al Estado, entonces las administraciones municipales construían sin hacer ningún tipo de trámite de legalización.

En el caso del parque Cagua, un privado donó el terreno al municipio, por eso en el amplio lote se construyó a comienzo de los años noventa este escenario con el apoyo de la Lotería de Cundinamarca. Sin embargo el predio nunca se legalizó, lo que significa que aún continúa a nombre de un particular; el problema es que las leyes han venido cambiando y hoy no se permite al Estado invertir en terrenos o predios que son propiedad privada.

Raúl Pico Castaño, director del IMRDS (Instituto Municipal de Recreación y Deporte de Soacha), sostuvo: “El parque Cagua al pertenecer a un privado automáticamente nos impide como Instituto interceder e invertir en el territorio, sabemos que en últimas los más afectados son los habitantes, pero a nosotros no nos compete ese tipo de decisiones en cuanto a la compra del terreno. Lo que hemos gestionado desde el IMRDS es mantener de una u otra manera un control con la seguridad, poda del césped, aseo y administración del lugar, cuidando que no se invada el territorio”.

Mientras tanto, el parque Cagua seguirá en el estado de abandono en el que se encuentra, pero la comunidad le pide al municipio que inicie el proceso de legalización del predio para que se recupere este espacio recreativo, deportivo y de descanso para las familias de Soacha.

cagua-4.jpg
cagua-5.jpg

Por: Angélica Raquejo