La cola de los gatos es un gran indicador del comportamiento y de cómo se está sintiendo el animal. Un gato mueve su cola, en la gran mayoría de los casos, por dos razones en especial: porque se siente amenazado por algo en particular o para señalar agitación o excitación.

Hay quienes señalan que los gatos mueven su cola cuando están irritados e incluso cuando están preparándose para un posible ataque, por lo que recomiendan que frente a este comportamiento, se tenga cierta cautela. Pero también hay casos en los que ese movimiento no nos esta advirtiendo de un ataque o que nos esté amenazando, sino que se trata de un conflicto interno en el gato, algo más complejo.

Se dice que en este caso, el gato entra en un conflicto al querer hacer dos cosas al mismo tiempo pero un impulso choca y bloquea al otro. Quienes plantean esta posibilidad, hablan de un ejemplo en el que, un gato maulla frente a una puerta como indicando que quiere salir. Pero cuando se le abre la puerta, nota que afuera hay una fuerte lluvia y entonces el gato se queda allí parado moviendo su cola frente a la situación.

Este sería el conflicto en el que las ansias del gato por salir al exterior, estar en contacto con la naturaleza y explorar chocan con el instinto natural y la fuerte necesidad típica en los felinos de estar seco y cómodo. Ambas son parte de la naturaleza de esta criatura y la imposibilidad de cumplirlas puede hacer que la cola del gato comience a moverse incesantemente, más aún si el gato sale y se moja por la lluvia. Una vez que la criatura vuelve a su aposento y descansa, su cola vuelve a la normalidad de inmediato.

En síntesis, los gatos siempre mueven su cola como resultado de una situación que los incomoda.

Fuente: culturizando. com