Aunque la Registraduría proclamó el nuevo concejo municipal de Soacha y entregó las respectivas credenciales, hay quejas y denuncias directas sobre algunas personas por supuestas inhabilidades, entre ellas Soraya Escobar de Afrovides y Giovanny Ramírez de Cambio Radical.


La denuncia más relevante es contra Soraya Escobar, elegida con 424 votos en el Movimiento Político Afrovides, y a quien se le acusa de estar inhabilitada por ejercer la coordinación del área de Apoyo Terapéutico del Hospital Mario Gaitán Yanguas.

“Se puede decir que una persona que trabaja con una cooperativa es un particular, pero es un particular que ejerce funciones públicas, porque a través del trabajo en el hospital en el cargo de Coordinadora de apoyo terapéutico, tiene mando sobre un personal de esa área y al igual firma la planilla de turno del personal de economato como se evidencia en los meses de septiembre y octubre. De igual manera, el 10 de agosto, día de la inscripción ante el Movimiento Político Afrovides, en su hoja de vida anexa que ejerce cargo en el Hospital de Soacha en grupo de trabajo como Coordinadora de apoyo terapéutico, desde el año 2005 a la fecha”, argumentó Néstor Iván Rincón, ex candidato al concejo municipal.

Rincón argumenta que a pesar de que Soraya Escobar está vinculada indirectamente al Hospital Mario Gaitán Yanguas del Municipio de Soacha, presta sus servicios en esta entidad y ejerce funciones que tienen directa connotación de función pública, pues sostiene que controla el personal de economato y del área de Terapia Respiratoria. Para el denunciante, se hace obligatoria la aplicación del artículo 43 de la ley 136 de 1994, modificado por el artículo 40 de la ley 617 de 2000, que reza que no podrá ser inscrito como candidato, ni elegido concejal municipal o distrital (…), quien dentro de los doce (12) meses anteriores a la fecha de la elección haya ejercido como empleado público, jurisdicción o autoridad política, civil, administrativa o militar en el respectivo municipio o distrito, o quien como empleado público del orden nacional, departamental o municipal, haya intervenido como ordenador del gasto en la ejecución de recursos de inversión o celebración de contratos, que deban ejecutarse o cumplirse en el respectivo municipio o distrito.., o quien dentro del año anterior a la elección haya intervenido en la gestión de negocios ante entidades públicas del nivel municipal o distrital, o en la celebración de contratos con entidades públicas de cualquier nivel en interés propio o de terceros, siempre que los contratos deban ejecutarse o cumplirse en el respectivo municipio o distrito.

Por lo anterior, para Néstor Rincón no cabe duda que las funciones recaen en una directa incursión de inhabilidad de acuerdo a la norma antes mencionada, pues sostiene que como consecuencia de la función de coordinación del área de Apoyo Terapéutico del Hospital Mario Gaitán Yanguas, que es de carácter público administrativo, se debe entender que infringe la prohibición recalcada (inhabilidad), toda vez que sin lugar a equivocación la señora Escobar ejerce funciones públicas dentro de un establecimiento del orden departamental donde se involucra directamente a la comunidad del Municipio de Soacha, que es lo que protege esta inhabilidad, pues al hacer uso del personal del Hospital, se puede estar soslayando la libre elección o se puede estar sometiendo a un uso indebido del mandato que tiene, al igual (sostuvo), los salarios devengados por ella, son girados por el Hospital a la Cooperativa.

Periodismo Público contactó a la señora Soraya Escobar para darle la posibilidad de defensa, pero ésta argumentó que NO TENÍA NADA QUE DECIR a los medios. “Simplemente yo dejo que los abogados actúen, yo no tengo nada que decir”, argumentó.

El caso de Giovanny Ramírez

Jorge Giovanni Ramírez Moya es el segundo concejal electo de Cambio Radical con 931 votos, superando a Jaime Eulises Sepúlveda quien alcanzó la tercera votación del partido con 765 votos.

A Giovanny Ramírez se le señala de estar inhabilitado por un caso similar al de Soraya Escobar. Se dice que estuvo como coordinador de la oficina Soacha del Fondo Nacional del Ahorro y que su renuncia sólo se produjo hasta el mes de abril de 2011, es decir, seis meses antes a la elección de octubre.

Al parecer, el hoy concejal electo tenía a su cargo manejo de personal por ser coordinador de la oficina Soacha del FNA y su función la ejerció en la misma jurisdicción en donde participó electoralmente, por lo que su renuncia debió producirse con un año de anticipación.

Al contactarlo para que diera su versión, el concejal electo pidió plazo para recopilar todas las pruebas que desvirtúen cualquier acusación en su contra.

Periodismo Público estará atento para conocer la versión y las pruebas, ya que el mismo Ramírez asegura que su caso es diferente y que en su debido momento mostrará todos los documentos que respalden su versión.

Serán entonces los organismos de control los que tienen la última palabra para desvirtuar o confirmar los señalamientos en contra de los dos concejales electos.