San Telmo es una urbanización ubicada en el sector de Ducales en la Comuna uno. Sus representantes y habitantes manifestaron su preocupación ante el peligroso estado de los postes de energía en una de las manzanas del conjunto, y aunque desde hace cinco años han tratado de buscar solución al problema, no lo han logrado.


De acuerdo con lo conocido por la mesa directiva del consejo administrativo de la urbanización, al interior de la misma la distancia entre cada poste para iluminar las zonas comunes tiene que ser de veinte metros y la instalación del cableado para redes energéticas y de servicios públicos debió hacerse vía subterránea; no obstante les preocupa que lo entregado por la constructora no cumple con ninguna de las dos exigencias.

En la primera manzana de la urbanización fueron construidas 36 casas, los salones de reuniones y el shut de basuras de San Telmo. Los residentes de este espacio manifiestan su intranquilidad ante el estado de los únicos dos postes que cubren la iluminación y redes de energía de la cuadra que miden cien metros aproximadamente.

“En el resto de manzanas tenemos de a cuatro postes, cada uno ubicado a poco más de veinte metros, y de los mismos se derivan todos los servicios eléctricos para las viviendas, pero la primera manzana que por su ubicación debería tener prioridad en iluminación, cuenta únicamente con dos postes ubicados en las esquinas, a más de 80 metros el uno del otro”, describió Venancio Domínguez, presidente del Consejo Administrativo.

Además de la carente iluminación en la primera manzana de la urbanización, para los residentes es más preocupante aún el estado de los postes, pues aseguran que del primero están conectadas todas las redes eléctricas de los hogares mencionados y a raíz de la instalación excesiva de cables, el poste ya está empezando a ceder y los residentes temen que este pueda llegar a causar una tragedia que afecte directamente a las 36 viviendas.

“Necesitamos evitar que ocurra una tragedia, ahora que entramos en invierno se empieza a ver el peligro que representa el hecho de que del mismo se deriven cables superiores a los cincuenta metros, cada vez que llueve fuerte o el viento sopla duro se mecen de una manera que crea temor en las personas que residen en el espacio. Además hay que tener en cuenta que es el único sitio de esparcimiento que tenemos dentro de la urbanización, razón por la cual siempre están los niños jugando, expuestos al riesgo”, explicó Freddy Páez, integrante del comité de convivencia.

Con el afán de proteger a los residentes de la primera manzana de la urbanización, el consejo administrativo viene adelantando diversas gestiones para encontrar solución al problema; propone instalar dos postes más que promuevan el cumplimiento de la norma y garanticen la seguridad de las personas, pero la respuesta obtenida no ha sido la esperada.

“Desafortunadamente no tenemos claridad a qué entidad le corresponde el arreglo de la situación, porque la constructora asegura que la responsabilidad es de Codensa, esta dice que es de Sociluz, pero Sociluz aseguró que no tiene que ver con el tema. Después recibimos una visita técnica por parte de Codensa en la que se evidencia la situación y nos hallan la razón; posteriormente nos responden que el caso fue archivado porque el poste sobrecargado y que empezó a caerse, no representa ningún riesgo para la comunidad”, finalizó el presidente del consejo administrativo de San Telmo.