Según el DNP, es la única forma de desarrollar la infraestructura vial de Bogotá y Cundinamarca, además propone restringir la movilidad en ciertas áreas y cobrar por estacionar en la calle.

De acuerdo al documento Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) publicado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), algunas de las obras a financiar son la troncal calle 12, segunda línea del Metro de Bogotá y el Regiotram del norte.

Dice el documento que para habilitar los peajes urbanos en ciudades como Bogotá, será necesario que la alcaldía solicite una autorización al concejo municipal o distrital, sin que el Ministerio de Transporte tenga que mediar ningún concepto vinculante previo.

De aprobarse, el valor de las tarifas de estos peajes urbanos sería diferencial, lo que indica que se fijaría en proporción a las distancias recorridas en la ciudad, las características vehiculares y sus respectivos costos de operación. Su valor sería estipulado por la autoridad distrital o municipal competente.

El documento también estipula que en la actualidad las fuentes de ingreso son los impuestos de valorización, sobretasa a la gasolina y la plusvalía, para el caso de Bogotá, y las concesiones con peajes, entregadas a particulares,