Por: Galo de Jesús Herrera

Se nos fue don Manuel Díaz, empresario del municipio de Soacha y propietario de la villa recreativa Fusungá, del corregimiento uno.

El pasado 27 de junio y debido a la pandemia del COVID-19, parte al cielo uno de los hijos insignia de Soacha, un hombre luchador, de un trabajo social incansable, ejemplo de padre de familia, un empresario con gran responsabilidad de crear compromiso y trabajo desde la empresa privada para con la ciudad. Se trata de don Manuel Arturo Díaz Montoya (Q.P.D.), sus proyectos fueron el cristal del recuerdo para muchas generaciones y en especial para sus familiares, así como para quienes, especialmente en el corregimiento número uno en la vereda Fusungá, son testigos del desarrollo de sus proyectos.

Don Manuel Díaz con su familia

Desde las páginas de Periodismo Público extendemos nuestras más sentidas condolencias a todos y cada uno de sus familiares, en especial a la que en vida fuera su señora esposa, Gladys Ramírez, a sus hijos Yuliana, Maira, Francis y Carlos Arturo Díaz Ramírez, para quienes elevamos nuestras oraciones al cielo por tan irreparable pérdida y en el amor de Dios encuentren la fortaleza y el consuelo que les ayude a sobrellevar esta amarga experiencia.

“Hoy nuevamente ante ti Dios, padre celestial y misericordioso, te pedimos de rodillas por todas nuestras familias, por nuestros amigos, vecinos, y por todos aquellos que sufren el dolor de la enfermedad y el dolor de la partida de sus seres queridos, para que se refugien en la oración y en el perdón para todos los que se fueron, como nuestro amigo Manuel Arturo, para que vuelen muy alto y descansen en la paz de nuestro Señor Jesucristo”, amén.

¡Que descanse en paz!, don Manuel.