El Congreso emitió el acto legislativo con el que reglamentó la creación de la Región Metropolitana entre Bogotá y Cundinamarca. El paso siguiente lo darán el Concejo de Bogotá y la Asamblea de Cundinamarca, que deben aprobar el ingreso al área metropolitana.

El Congreso expidió esta semana el acto legislativo con el que decretó la reforma constitucional necesaria para crear la Región Metropolitana Bogotá – Cundinamarca. Este era el último paso para hacer oficial el proyecto, que fue aprobado por la plenaria del Senado a mediados de junio y que otorga facultades a la Alcaldía de Bogotá y a la Gobernación de Cundinamarca para diseñar políticas públicas en conjunto sobre movilidad, seguridad, abastecimiento, presupuesto, servicios públicos y otros temas que incidan en la calidad de vida de los habitantes de la capital y sus municipios vecinos.

El acto legislativo, que lleva las firmas de los congresistas Lidio García y Carlos Alberto Cuenca (salientes presidentes del Senado y la Cámara, respectivamente), modificó el artículo 325 de la Constitución Política y reglamentó la Región Metropolitana como una entidad administrativa. “El Distrito Capital, la Gobernación de Cundinamarca y los municipios de Cundinamarca podrán asociarse a esta región cuando compartan dinámicas territoriales, ambientales, sociales o económicas”, dice la normativa.

Quedó claro en el documento que las decisiones que se tomen en el marco de la Región Metropolitana tendrán superior jerarquía sobre las del Distrito, de Cundinamarca y los municipios que se asocien. También, que las entidades territoriales que conformen el Área Metropolitana mantendrán su autonomía territorial, es decir que esta decisión no implica que los municipios quedarán incorporados a Bogotá.

Ahora, el paso siguiente queda en manos de la Alcaldía de Bogotá y la Gobernación de Cundinamarca, que deben someter a votación del Concejo de Bogotá y la Asamblea de Cundinamarca su ingreso a la Región Metropolitana. De esta forma, quedará oficialmente en funcionamiento el mecanismo de integración.

Por otro lado, de acuerdo con la reforma constitucional, se debe expedir una Ley Orgánica para definir el funcionamiento de la Región Metropolitana, con un trámite en el Congreso en el que se debe promover la participación ciudadana y de los entes territoriales interesado en conformar la también llamada “Bogotá Región”. Allí se deben definir el procedimiento y las condiciones para la asociación de los municipios a la Región Metropolitana y el grado de autonomía que esta tendrá.

Por último, el acto legislativo aclara que la Región Metropolitana no modifica el régimen de financiación de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), ni de los municipios que componen su jurisdicción.

La necesidad de crear el área metropolitana de Bogotá se venía discutiendo desde hace más de cuatro décadas, pero solo hasta ahora la propuesta llegó y se tramitó en el Congreso, debido a que el proyecto implicaba que Bogotá y los municipios tuvieran que renunciar a ciertos poderes, destinar recursos y unir voluntades políticas para hacerlo realidad.

Fuente: Elespectador.