Magistrados de las salas civil, penal y laboral, jueces municipales, la directora de orden público del departamento, el presidente del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cundinamarca y el alcalde José Ernesto Martínez se reunieron hoy en el salón de protocolo para exaltar la memoria del juez de ejecución de penas José Fernando Patiño Leaño, asesinado en Bogotá el pasado primero de marzo.


El evento sirvió para reiterar la delicada situación de los jueces de la República y solicitar de nuevo garantías a una profesión que en Colombia se vuelve cada día más peligrosa.

El juez segundo penal municipal, Armando Padilla Romero, puso de manifiesto el peligro en que se encuentran los trabajadores de la rama judicial y destacó las declaraciones del presidente de Asonal Judicial Fabio Hernández, quien el pasado fin de semana denunció que en 2009 fueron asesinados ocho miembros de este sector de la justicia. Cuestionó el papel de los medios de comunicación al resaltar noticias amarillistas por encima de la delicada situación de los jueces, colocando como ejemplo la poca importancia que se le prestó al asesinato del juez octavo penal del circuito de Medellín, Francisco Escobar Múnera.

periodismopublico-139.jpgEl alcalde del municipio, José Ernesto Martínez, agradeció el gesto de los magistrados y el del mismo presidente del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cundinamarca, quienes tuvieron la iniciativa de rendir tributo a la memoria del juez asesinado.

“En Soacha hemos perdido a uno de los jueces más importantes de Colombia, su memoria se hará imborrable entre nosotros y este lamentable hecho nos sirve para hacer una reflexión en torno a la seguridad y a la protección que hay que brindarle a los jueces”, destacó Martínez.

El mandatario recordó algunas peticiones que se han venido haciendo desde el mismo momento en que sucedió el desafortunado hecho. Por ejemplo se ha insistido en que se elimine el pico y placa a los jueces, que haya más atención de la policía hacia ellos, especialmente en las zonas donde laboran, que se modifique el horario laboral para que puedan salir más temprano y que se adecuen los espacios donde trabajan para que el sitio de ingreso y salida sea diferente al del público y al de los procesados.

Adicionalmente el alcalde Martínez dijo que a través de la Secretaría de Gobierno se gestionó en la Dirección Nacional de Estupefacientes la asignación de un vehículo para el desplazamiento de los jueces del municipio.

Otro tema al que el burgomaestre se refirió fue a la construcción del palacio de justicia, para lo cual el municipio ya cuenta con el terreno y se están haciendo los estudios correspondientes en el Consejo Superior de la Judicatura para la asignación de los recursos y se adelante su construcción. Sobre este tema, la directora de orden público del departamento, Sandra Hoyos, ofreció la ayuda del departamento para que la edificación se haga realidad.

periodismopublico-140.jpgDurante el acto se condecoró a David Gamboa Patiño, sobrino del asesinado juez, quien recibió un pergamino de manos del presidente del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cundinamarca, magistrado Augusto Enrique Brunal Olarte.

El evento de exaltación a la memoria del juez José Fernando Patiño concluyó en la Iglesia San Bernardino con una eucaristía a la que asistió la mayor parte de los miembros de la rama judicial.