Este viernes 30 de abril, es el último día para el pago del impuesto de INDUSTRIA Y COMERCIO, según el calendario tributario de la Secretaría de Hacienda de Soacha.


Según Arcenio de Jesús Peralta, director de impuestos del municipio, los contribuyentes de los regímenes común y simplificado deberán cancelar este impuesto antes del viernes, ya que en fechas posteriores se aplicarán sanciones e intereses de mora. Además quienes no cuenten con el 100% del valor a pagar por la obligación, podrán llegar a acuerdos de pago con la Administración Municipal.

Peralta recordó que en el régimen simplificado se encuentran aquellas personas o pequeñas industrias que sus ingresos anuales por venta de productos no superan los 90 millones de pesos. Quienes sobrepasen este tope, pasarán al régimen común.

Para cancelar la obligación tributaria los contribuyentes deben acercarse a la oficina de la dirección de impuestos ubicada en la sede de la alcaldía municipal a reclamar el respectivo formulario. Los del régimen simplificado pueden llenarlo de inmediato y luego dirigirse al banco a cancelar, pero los del régimen común deberán valerse de un contador para hacerlo.

Es importante resaltar que los contribuyentes pueden solicitar el formulario de pago sin ningún costo, con el fin de evitar intermediarios que hagan cobros ilegales sobre dicha factura.

El impuesto de industria y comercio es un gravamen de carácter municipal dirigido a toda actividad industrial, comercial o de servicios que se realiza en forma ocasional o permanente, con establecimientos o sin ellos. En Soacha es uno de los tributos más representativos por la esencia industrial de la ciudad.

Quienes no hagan la declaración del impuesto se harán acreedores a una elevada sanción que para el régimen simplificado la mínima es de $120.000, y para el común es un porcentaje de lo que corresponde cancelar más intereses de mora.

El director de impuestos recordó que quienes no tengan la totalidad del dinero pueden acercarse a reclamar el formulario y hacer un acuerdo de pago para evitar la sanción.