A un joven le robaron la moto en el centro de Bogotá, pero por fortuna tenía rastreador satelital que permitió ubicarla, pero al llegar al sitio, la sorpresa fue mayor.

Una vez le robaron el vehículo, su propietario avisó a la policía y dijo que se podía rastrear porque tenía GPS. En coordinación con las autoridades se empezó el seguimiento y se ubicó en un barrio de Ciudad Bolívar.

La policía coordinó el operativo y llegó hasta la vivienda donde la señal mostraba la ubicación de la motocicleta, sin embargo, los uniformados encontraron otras dos motocicletas y al verificar también habían sido robadas.

No obstante, los presuntos responsables no fueron capturados porque no se encontraban en la vivienda. Los dueños de esta aseguraron que las dejaron guardadas y que no habían vuelto.

Foto: captura de pantalla