Más de ochenta familias que argumentaron ser víctimas del desplazamiento y población vulnerable del municipio invadieron durante dos días un lote ubicado al frente de la urbanización Nuevo Horizonte y del barrio Quintas de Santa Ana de la comuna uno.


Hace tres noches un grupo de familias empezó a ocupar la zona verde declarada como espacio público del municipio, puesto que ahí funcionaba un polideportivo. Los ocupantes argumentaron que en vista de la situación por la que estaban pasando y ante la falta de uso del lugar, decidieron tomárselo para levantar una nueva urbanización.

Pedro Guzmán, vocero del grupo de invasores explicó: “Como ciudadanos colombianos tenemos derecho a habitar un espacio en nuestro país, por ese motivo hemos decidido tomar este predio para construir una urbanización que beneficie a las familias damnificadas por la guerra y a la población vulnerable. En este sentido estamos exigiendo a la alcaldía que nos reconozca la legalidad del lote, ya que todas las familias que aquí se encuentran están presentando todos los debidos papeles para que así sean reconocidos”, puntualizó el vocero.

En las dos noches que estuvieron en el predio, los invasores conformaron una mesa de trabajo la cual se encargó de lotear el predio con espacios de 7 metros de ancho por 10 de largo, estableciendo más de 80 espacios destinados para construir las casas. Los invasores agregaron que tenían un proyecto previamente planificado, en el cual se instituyeron planos que detallaban la intención de la ocupación.

La alcaldía municipal, desde la Dirección de apoyo a la justicia, ordenó el desalojo y limpieza del predio. Para llevar a cabo dicha actuación se negoció con los invasores a quienes la administración municipal les propuso algunos acuerdos, dependiendo de su condición social.

Elberto Ariza, Director de Apoyo a la Justicia, dijo: “Durante la caracterización establecimos víctimas del desplazamiento y población vulnerable. Teniendo en cuenta estas condiciones, coordinamos con la UAO para definir opciones de ayuda a estas familias, así mismo identificamos a las familias en condición de vulnerabilidad y les ofrecimos la determinación de sus casos específicos para poder ubicarlos en los programas ofrecidos por la Secretaría de desarrollo social. Teniendo en cuenta los puntos establecidos negociamos con los voceros de estas comunidades, quienes accedieron a la desocupación pacífica del predio”, expuso.

Una vez establecidos los puntos, las familias fueron censadas para adelantar los procesos prometidos y posteriormente se procedió al desalojo; en principio se desarrolló de forma pacífica con un resistencia mínima de la comunidad ocupante, sin embargo después de unos minutos del proceso, vándalos y revoltosos hicieron presencia generando desorden en la actuación, entorpeciendo el trabajo de la desocupación pacifica del predio.

Ante la actuación de los individuos, el escuadrón antidisturbios de la policía se mantuvo en orden y procuró evitar cualquier tipo de intervención forzosa, a pesar de esto los vándalos empezaron a acercarse a la comunidad que inicialmente estaba reclamando el predio, exponiéndolos a lesiones. Ante la amenaza se ordenó una actuación prudente en pro de la protección de las familias presentes y de la comunidad de los barrios vecinos al predio.

“La Policía Nacional apoya una diligencia de desalojo, solicitud hecha por el alcalde municipal. Un predio venía siendo ocupado por varias familias en el Sector de Compartir en el barrio Santa Ana, se hace un trabajo interinstitucional en donde estuvo presente Defensoría del Pueblo, Víctimas, Apoyo a la Justicia, Comisaría de Familia, Personería, Bomberos, ICBF entre otras instituciones. La diligencia se hace de forma pacífica, la mayoría salen de manera voluntaria del predio, al final se presentan algunos desórdenes pues algunos jóvenes lanzaron piedras al personal del ESMAD que se encontraba apoyando”, informó el Comandante de la Policía de Soacha, Teniente Coronel Gustavo Berdugo, quien estuvo al frente de la diligencia.