A pesar de que la Secretaría de Educación del municipio anunció mediante circular del 6 de septiembre la suspensión de 7.140 raciones utilizadas para los refrigerios y desayunos diarios de los estudiantes de las IE oficiales de Soacha, ayer el alcalde Juan Carlos Nemocón aseguró que todo seguirá igual hasta el 6 de noviembre, día en que se culmina el año lectivo 2013.


En Soacha se vienen suministrando 32.483 refrigerios, de los cuales el ICBF aporta 25.343 y el municipio 7.140. Sin embargo, la Secretaria de Educación (e), Ana Otilia Rodríguez, anunció mediante circular que los cupos que venía asumiendo el municipio quedaban suspendidos a partir del martes 10 de septiembre de 2013.

La decisión desató el inconformismo de los padres de familia de las Instituciones Educativas oficiales del municipio por considerar que muchos niños se habían quedado sin esa ración, que para un buen número representaba la única comida al día.

Así mismo hubo pronunciamiento de la Veeduría de padres de familia de la Institución Educativa Las Villas, en cabeza del señor Pedro Guzmán (Ver: http://bit.ly/1f0617m).

Ante las manifestaciones de rechazo, el alcalde Juan Carlos Nemocón decidió convocar a reunión el sábado anterior, a la que asistieron el representante del Consejo de padres de la IE Las Villas, Jonh Jairo Rincón, la secretaria del Consejo de padres y veedora ciudadana Irene Díaz, y el veedor presidente, Pedro Guzmán.

Ese día, el alcalde Nemocón dijo que definitivamente no habían recursos para seguir sosteniendo los 7.140 cupos a cargo del municipio, argumentado que el ICBF y el Ministerio de Educación giraban $3.300 millones y el municipio $2.200, recursos de las secretarías de Educación y Desarrollo Social, para un total de $5.500 millones que fue el costo de los 32.483 refrigerios que estaban contratados hasta el 3 de septiembre y que por el paro del 29 de octubre se postergaron hasta el día 9 de septiembre.

No obstante las cosas cambiaron ayer lunes, luego de una reunión sostenida en el Ministerio de Educación, a la que asistieron la asesora jurídica del Programa de Alimentación Escolar PAE, Carolina Pombo Rivera, el alcalde municipal Juan Carlos Nemocón, la secretaria de educación Ana Otilia Rodríguez y el Veedor Pedro Guzmán.

Allí se dijo que ahora el Programa de Alimentación Escolar PAE lo maneja directamente el Ministerio de Educación, por lo tanto es el MEN el que capta los recursos y los gira a cada municipio para que este a su vez contrate mediante licitación y entregue el suministro de refrigerios en concesión, porque hasta este año era el ICBF el que contrataba.

Las decisiones

La principal decisión es que a partir de la siguiente semana (lunes, martes o a más tardar el miércoles), el contratista del ICBF continuará suministrando las mismas porciones y cantidades que venía dando, es decir, los 32.483 refrigerios quedan garantizados hasta el 6 de noviembre de 2013.

Adicionalmente, se analizó el futuro de los refrigerios y desayunos escolares para el año entrante, y se dijo que lo que está previsto es que el Ministerio gire 3.013.365.378 pesos, valor que sólo cubriría 108 días, de los 180 que componen el calendario escolar, es decir, quedaría un faltante de 72 días, lo que significa que se suministrarían raciones sólo hasta el 31 de julio de 2014.

Una vez analizada la información, el alcalde Municipal Juan Carlos Nemocón mostró preocupación en tres aspectos:

1- El municipio al hacer la contratación mediante licitación, asumiría impuestos del 7.5%, lo que recaería directamente en la disminución del presupuesto para los refrigerios. Sin embargo el mandatario dijo que va a presentar un proyecto de acuerdo al Concejo municipal para que se haga una excepción al pago de impuestos a dicha contratación por ser un programa de interés general para los niños.

2- Al entregarse el contrato por licitación se tiene que incluir una interventoría, la cual costaría aproximadamente el 7% del total, que si se habla de 180 días, es de 7.522.275.630 pesos, dinero que garantizaría la misma base de refrigerios de este año, es decir, 32.483, pero según las cuentas del alcalde, al municipio le haría falta 1.598. 950.770 pesos.

Al exponerle la situación a la asesora jurídica del Programa de Alimentación Escolar PAE, Carolina Pombo Rivera, la funcionaria le pidió al alcalde Nemocón que le presente un estudio municipal con todos los componentes y el valor real de la ración para que el Ministerio lo estudie y vea la viabilidad de aprobarlo. Ante la propuesta, el mandatario pidió la colaboración del MEN para que este capacite a los miembros de los Consejos de padres en supervisión e interventoría con el fin de que ellos, al nombrar los comités de los restaurantes escolares, puedan saber qué tarea es la que van a cumplir para apoyar esta supervisión y ahorrar ese 7%.

3- Al ser el municipio el contratante, tendría que dotar las cocinas de las distintas Instituciones Educativas oficiales, lo que representaría una suma de dinero bastante elevada que repercutiría directamente en la disminución de los refrigerios. Una posibilidad es contratar a la misma persona jurídica que actualmente le presta el servicio al ICBF y que es la encargada del suministro de los refrigerios.

Finalmente, el integrante de la Veeduría, Pedro Guzmán, destacó la voluntad del municipio al asegurar los refrigerios escolares para todo el año lectivo 2013.

“Nosotros como veedores encontramos voluntad política en el señor alcalde y por lo menos vimos que le mejoró bastante el interés al saber que muchos niños del municipio tenían el refrigerio escolar como una comida escolar que no tenían en sus casas. Consideramos que ha hecho ingentes esfuerzos y eso tenemos que reconocérselo para que por lo menos continúen los niños recibiendo hasta quinto de primaria sus refrigerios, como venía entregándose en la misma cantidad y calidad, y desde ya está mostrando gran preocupación para que los estudiantes del municipio reciban su refrigerio el año entrante”, finalizó.