Se conformó la Comisión Accidental Bogotá Región del cabildo distrital integrada por los concejales Julián Espinosa, Carlos Fernando Galán, Fabián Puentes, Germán García, Gloria Díaz, Celio Nieves y Andrés Forero para trabajar por la integración de la capital no solo con Cundinamarca sino también con  la región central del país (Boyacá, Meta y Tolima).

En su primera reunión con la secretaria de Planeación, Adriana Córdoba, se dieron a conocer los lineamientos del Plan de Desarrollo en el ámbito regional y el propósito de integrar la región creando un vínculo de comunicación entre los municipios, el departamento y el Distrito. En este sentido, también la Comisión se ha reunido con los directores de la RAPE y de la CAR Cundinamarca, los alcaldes de Mosquera, Cajicá, Soacha, Chía y el gobernador de Cundinamarca para conocer las necesidades de la región y así mismo generar un clima de confianza y voluntad política.

Este acercamiento a la región, luego de un primer diagnóstico de necesidades, han definido cinco ejes temáticos de trabajo como son:

  1. Agua-ambiente.
  2. Seguridad.
  3. Movilidad.
  4. Seguridad alimentaria.
  5. Cultura

Ahora bien, el reto de integrar los Regiotram a Bogotá, la idea general, en cuanto a transporte público en Bogotá Región, es avanzar gradualmente hacia nuevas energías y modos de transporte y en la construcción de cinco megaproyectos férreos: las líneas 1 y 2 del Metro y los trenes de cercanías al norte, occidente y sur de Bogotá.

En cuanto al eje temático Movilidad, avanzando en la integración regional, fue instalada la Comisión Accidental de Sistemas Férreos de Bogotá, con la participación de la Empresa Férrea Regional que busca hacer control político e impulsar los 5 proyectos férreos que se tienen en la ciudad, como las ya mencionadas líneas 1 y 2 del Metro y los tres Regiotram.

La gerente de la Empresa Férrea Regional (EFR), Jeimmy Villamil, adelantó otros datos como que, el Regiotram de Occidente que conectará a Bogotá con los municipios de Facatativá, Madrid, Funsa y Mosquera, tendrá un trazado de 39,6 kilómetros y 17 estaciones, operará con trenes eléctricos 100%, tendrá una capacidad de 884 pasajeros con una frecuencia de cada 12 minutos entre Faca y Madrid y de 4 minutos entre Madrid y Bogotá. Los estudios de ingeniería están muy avanzados y se espera iniciar obras al final de este año.

Así mismo, Villamil reveló que se espera una demanda estimada de 40,2 millones de pasajeros al año, operará con 18 trenes con 36 coches cada uno de 50 metros con una velocidad de 30 k/h en la ciudad y de 70k/h en el área suburbana. 

Por otra parte, se estudia la posibilidad de integrar esta red férrea con el sistema zonal SITP con un costo mínimo o cero de transbordo y en algunas estaciones de Transmilenio de la futura Av. 68 y la NQS una integración física.

Acerca del Regiotram Norte se han contratado estudios de factibilidad y estructuración legal y financiera que se espera estén terminados este mismo año.

La concejala Mafe Rojas, coordinadora de esta Comisión, recomendó a la Empresa Férrea Regional -EFR que el sistema cuente con estaciones de al menos 130 m de largo, pasos a desnivel en ciertos puntos clave como las calles 170, 153, 134, NQS, Av. El Dorado, 22 mil pasajeros por hora por sentido y estaciones cada 800m.

Por su parte el concejal, Carlos Carrillo, expresó que con el proyecto así como está en el momento, se pierde la oportunidad de hacer un tren de cercanías, por temas como capacidad y sobretodo, porque responde a la ambición de los desarrolladores.

Mientras que Carlos Fernando Galán, dijo que era importante la vigilancia del Concejo para hablar sobre los costos, características y conexión con el ordenamiento territorial de Bogotá.

Respecto al Regiotram Sur, lamentablemente no hay aún estudios contratados para mirar la viabilidad del proyecto.

Con todo esto, es la primera vez que Bogotá tiene una comisión especializada en los temas férreos de la capital y se espera seguir con las reuniones para discutir temas que aún faltan por acordar como, el impacto en términos financieros y de tiempos y el reto de cómo hacer para que la estructuración del proyecto no se extienda mucho más.

Fuente: Alcaldía de Bogotá