En el Coliseo general Santander se realizó el lanzamiento de este programa, cuyo origen se dio en los Estados Unidos y que tiene como propósito la prevención del consumo de drogas y la sensibilización para evitar que los jóvenes caigan en este fenómeno, a través de la socialización de experiencias de vida y casos de personas que han logrado superar ese flagelo.


DARE tiene su énfasis en los estudiantes de las instituciones educativas oficiales, con quienes se realiza toda la labor preventiva, a través de personal de la misma Policía Nacional que se encarga de hacer talleres y charlas a los adolescentes y jóvenes. Cuando se llevó a cabo por primera vez, DARE entregó unos resultados muy positivos, los mismos que hoy se quieren lograr en esta nueva etapa que arrancó hoy:

“El mensaje es claro, este programa DARE debe ser otra materia dentro del pensum académico, como cualquier otra que se dicte al interior de los colegios. Lo que se quiere es proteger a los niños, niñas y adolescentes, pues sabemos y somos conscientes de las dificultades en temas relacionados con la droga, pero indudablemente este fortalecimiento nos va a permitir tener unos muy buenos resultados en temas relacionados con la drogadicción”, explicó el Teniente Coronel Carlos Rojas, Comandante del Distrito Especial de Policía Soacha.

Rojas señaló que DARE tiene dos niveles, uno para los estudiantes de primaria y otro para los de secundaria. Todo se maneja a través de cartillas, en las cuales se trazan unos temas que son dados precisamente por instructores de la Policía, que fueron capacitados en el programa. “Lo que queremos es aunar grandes esfuerzos, llegar hasta el último rincón para que realmente tengamos una cobertura y los estudiantes puedan tener grandes proyecciones”, expresó el Comandante.

Por su parte, el Alcalde Juan Carlos Nemocón anunció a todos los estudiantes y profesores que asistieron a la presentación del programa, lo que se avecina para el próximo año, pues desde el principio se pondrá a disposición de estos una serie de cartillas y módulos de competitividad y emprendimiento, de acuerdo a lo ordenado en la Ley 1014 del 2009, con el ánimo de apoyar el proceso de DARE y ofrecer a los jóvenes alternativas para evitar que caigan en las drogas:

“Pensamos que este es un paso más en la estrategia de tener a los jóvenes ocupados, para que estén pensando en generar sus propios recursos y tengan claridades al respecto, dándoles la tranquilidad de que a la salida de los colegios, que es donde generalmente se acomodan los expendedores de drogas, se va a estar ejerciendo control”, dijo el Mandatario.

La idea es que desde los primeros niveles de educación básica, hasta que el joven se gradúe, se adquieran todas las herramientas para ingresar al mundo laboral, preparando a esta población para ser personas productivas. Igualmente se espera que a partir de octubre, durante las entradas y salidas de los colegios, en cada institución educativa haya presencia de auxiliares de Policía, acompañados de profesionales, para que los estudiantes se sientan seguros y si alguien tiene alguna queja sobre un muchacho que tenga armas o drogas, aproveche y lo anuncie.

Finalmente, Nemocón instó a los jóvenes a que rechacen la droga y tengan criterio para decirles no a los expendedores.