En la más reciente reunión de Gestión del Riesgo se analizaron las posibles tragedias durante la ola invernal que se avecina, por eso la administración municipal empezó a desarrollar labores importantes en el Humedal Tibanica para recuperarlo y prevenir afectaciones a la comunidad del barrio La María, colindante con el afluente.


Una de las mayores causas de inundación durante la época de invierno en el sector de La María en la Comuna 3, es la alarmante cantidad de escombros, basura y desechos acumulados sobre la ronda del humedal Tibanica. El problema de acumulación es generado por la comunidad carretera que habita en el barrio y que se avecina a la fuente hídrica.

Durante administraciones pasadas se intentó solucionar el problema de acumulación de escombros. Sin embargo y a pesar de las limpiezas realizadas, las montañas de desechos no desaparecieron, incluso, siguieron aumentando, transformando la ronda del humedal en una especie de basurero que albergaba cientos de toneladas de desechos.

Las consecuencias de la acumulación de escombro fueron el taponamiento del flujo hidráulico del humedal, causando que éste se rebose y sus aguas vayan a parar a las calles y hogares de los habitantes de La María y Olivos, razón por la que el alcalde municipal, Eleázar González, priorizó el afluente para llevar a cabo acciones de recuperación y limpieza, en pro de garantizar la seguridad de la comunidad vecina al humedal Tibanica durante el Fenómeno de La Niña.

“Gracias a la gestión de la alcaldía municipal tenemos una máquina que desde el sábado inició un trabajo para separar basura de escombros, y de esta forma con las volquetas del municipio y las gestionadas a través de entidades públicas y privadas, esperamos limpiar los más de mil quinientos metros cúbicos de escombro, devolviéndole al humedal el afluente sobre la ronda”, especificó Esperanza Montoya, directora Bioambiental de Soacha.

El sector específico del humedal que está siendo recuperado por la administración municipal es el canal Río Claro, ya que este funciona como desagüe del Tibanica y al ser obstruido por las toneladas de escombros, era una de las principales causas del rebosamiento.

“Los niveles de contaminación y el basurero que ya hacían parte del humedal estaban perjudicando principalmente a los niños, ya que son bastantes las familias con menores de edad que residen cerca del mismo, y son quienes estaban sufriendo el detrimento en la salud y problemas de proliferación de plagas, como roedores y mosquitos”, argumentó Mario Palacios, delegado de la Junta de Acción Comunal de La María.

Bogotá realizó un cerramiento sobre la ronda del Humedal Tibanica que pertenece a su jurisdicción, de esa forma se pretendió salvaguardar el estado del mismo, entendiéndolo como un recurso natural e hídrico importante; ahora, la actual administración de Soacha adelanta las gestiones para que se pueda dar continuidad a dicho cerramiento, con el fin de evitar que se repita la acumulación de escombros, una vez esté limpia la ronda del afluente.

“Se ha determinado la continuación del cerramiento realizado por el distrito, hay un proceso contractual para el mes de abril con la intención de alargar el cerramiento del humedal en aproximadamente cien metros lineales y así garantizar su protección y la recuperación del ecosistema que deberá destacarlo”, aclaró la directora de medio ambiente.

Las obras que se están llevando a cabo sobre el humedal están impulsadas por la Secretaría de Infraestructura Municipal (en la gestión de la maquinaria necesaria), la Dirección Bioambiental y la Secretaría Distrital de Ambiente de Bogotá, en caso del cerramiento.