Con sorpresa la comunidad de Soacha recibe la Directiva 05 emanada por el Ministerio de Educación Nacional, donde “obliga” a la comunidad educativa: estudiantes, docentes y directivos docentes a retornar a las aulas en medio de una situación crítica en materia de salud, con alto número de contagios y muertes en Colombia a causa de la Covid-19.

En primer término, su carácter impositivo, de amenaza a estilo de aquellos grupos “terroristas que tanto daño han causado a nuestro país”. Para los docentes el no pago de su salario, desconociendo que gracias a los recursos personales de los docentes del magisterio colombiano, el sector público pudo llegar a los hogares de los millones de niños y jóvenes  a través de la virtualidad, el Gobierno no dio ni un peso para computadores, celulares, planes de internet; hoy, con tono impositivo y desafiante tiene el cinismo de amenazar. Por otra parte, se amedrenta a los padres de familia con lo más sagrado que son los alimentos de sus hijos, afirmando que solo se les dará el PAE a aquellos estudiantes que vayan presencialmente; es indignante que se juegue con el hambre de las personas menos favorecidas de nuestro país.

Ahora bien, los docentes del municipio de Soacha regresaron este 12 de julio a cada una de las Instituciones Educativas donde ejercen su misión y vocación al servicio de los niños y jóvenes del municipio; sin embargo, se encontraron con una realidad hostil por la falta de garantías de bioseguridad e infraestructura de las sedes. Por ejemplo, La despensa, sede B – Marco Fidel Suárez, no posee lavamanos, jabón, gel, papel higiénico, llaves en los baños suficientes, sin contar con las fallas estructurales de todo el segundo piso, pared de salón que está que se cae, invasión de roedores y palomas, falta de ventilación en los salones y demás denuncias que han hecho desde hace cuatro (4) años ante la rectora y la Secretaría de Educación. La sede A de la misma institución, no cuenta con aulas donde la ventilación fluya poniendo en riesgo a las personas. Otras Instituciones que presentan situaciones similares y que han venido haciendo las denuncias a través de redes sociales y grupos de WhatsApp son: Las Villas, La Isla, San Mateo, Luis Carlos Galán, General Santander, Integrado por citar algunas.

El derecho a la vida (Art. 11) y a la salud (art. 44 y art. 49) están siendo vulnerados mediante una Directiva ministerial descontextualizada y la falta de los elementos mínimos de bioseguridad e infraestructura, tal como se evidencia en el video realizado por una madre de familia, y en las fotografías. No se puede engañar a la comunidad mediante publicidad, donde se afirma que está todo listo para el retorno a las aulas en Soacha. Eso es falso, porque muchas de las instituciones de Soacha o sus sedes, carecen de lo mínimo. Se podrá retornar a las aulas, pero ¿de manera segura?

No podemos tolerar que se siga vulnerando los derechos y la dignidad de los habitantes de Soacha con publicidad falsa e imprecisa que no tiene en cuenta la realidad de las instituciones educativas. Desde un escritorio se pueden emanar muchas normas, decretos y demás; no obstante, desde el contexto, el Gobierno nacional y local tendrían que  pedir disculpas a la comunidad y de inmediato realizar las inversiones que se requiere para salvaguardar la vida y la salud de las comunidades, porque lo cierto es que “aislaron y confinaron nuestros cuerpos, JAMÁS nuestras ideas, nuestra mente y nuestro espíritu”[1]. Si bien la pandemia acabó con mucho, no lo hizo con el sentido crítico, la lucha justa y la dignidad de las personas.

Es el momento de exigir a las autoridades competentes del municipio que inviertan en la infraestructura y los elementos de bioseguridad que se requieran y que  deben estar no solo en un almacén para inventario, sino listos para el servicio de las comunidades educativas: estudiantes, docentes, directivos docentes, personal de administrativo y de servicios generales.

El anhelo, el deseo, el sueño es regresar a las aulas a estudiar, no a contagiarse por una pandemia que continúa con nuevas cepas. Si la solución hubiera sido un tapabocas ¿para qué los sacaron del aula con 45 casos?     

Germán Darío Cardozo Galeano

Magister en dificultades del aprendizaje

Teólogo

Licenciado en Teología


[1] Sentencia que introduce a la novela “El retorno  del enemigo, la conclusión”, del autor soachuno Germán Cardozo